srcset

Museos

Palacio Noel, la joya neocolonial de dos hermanos que dejaron su huella

Agustina Rabaini
(0)
28 de noviembre de 2019  • 00:20

Se llamaban Carlos Martín y Martín Carlos, en honor a sus abuelos Carlos Noel y Martín Iribas. Para evitar confusiones firmaban Carlos M. y Martín, pero sus actividades siempre estuvieron entrelazadas.

Fábrica Noel en Barracas. La marca fue adquirida por Arcor y hoy está prácticamente abandonada.
Fábrica Noel en Barracas. La marca fue adquirida por Arcor y hoy está prácticamente abandonada.

Primero, en la empresa familiar: la tradicional marca Noel que su abuelo paterno fundó en 1847 como El Sol, fábrica de dulces y confites, y que continuó su padre con la razón social Benito Noel y Cía.

Carlos y Martín Noel, dos porteños ilustres.
Carlos y Martín Noel, dos porteños ilustres. Crédito: AGN

Cuando crecieron, Martín se consagró como arquitecto y estuvo al frente de la construcción de la nueva planta de Noel en Barracas, que se inauguró en 1926. Su hermano, Carlos, fue el director de la firma. Su legado, sin embargo, va mucho más allá.

Antiguo envoltorio de chocolate Noel.
Antiguo envoltorio de chocolate Noel.

Carlos fue intendente de Buenos Aires entre 1922 y 1927. En esos años se levantó la casona de la calle Suipacha 1422, que es obra de su hermano Martín. Quien haya permanecido un buen rato en este espacio natural del barrio de Retiro -una de las sedes del Museo Isaac Fernández Blanco- sabe del viaje en el tiempo y el placer que supone demorarse en ese fondo generoso en vegetación y cruce de arte hispánico y precolombino.

El enorme jardín andaluz fue restaurado y abierto al público en abril pasado, luego de un intenso trabajo de puesta en valor que hoy permite apreciarlo en todo su esplendor. Allí están los viejos olivos -que este año dieron fruto después de mucho tiempo-, el gomero, los lirios, los rosales y los cítricos, pero también las fuentes, los bancos y las mayólicas.

Interior del Palacio Noel. En el portarretratros se ve una foto de Martín Noel.
Interior del Palacio Noel. En el portarretratros se ve una foto de Martín Noel. Crédito: Gentileza MIFB

Las residencias de los hermanos se inauguraron en 1923, y los Noel habitaron aquí durante diez años. Tanto Martín Noel como otros intelectuales de la época (Ricardo Rojas y Enrique Larreta), buscaron recuperar la relación con el pasado español, luego de que la generación del 80 pusiera de moda lo francés en la ciudad. Martín Noel fue, de hecho, el arquitecto de la estancia Acelain, de pura estirpe española, que el escritor Larreta mandó construir en la ciudad de Tandil.

Contrafrente del Museo Isaac Fernández Blanco, sobre la calle Suipacha.
Contrafrente del Museo Isaac Fernández Blanco, sobre la calle Suipacha. Crédito: Hugo Serra. Gentileza MIFB

Martín se había formado la École Spéciale d´Architecture de París y en la École de Beaux Arts de la capital francesa, pero al momento de proyectar el diseño de su casa, venía de realizar un viaje de investigación por el norte de Argentina, Bolivia y Perú. A su regreso decidió abrevar en las estéticas latinoamericanas y en las raíces coloniales para conjugar en el diseño de su propia vivienda con elementos de lugares como Arequipa, Cuzco y Lima.

Martín Noel, arquitecto, posa en su residencia.
Martín Noel, arquitecto, posa en su residencia. Crédito: AGN

Jorge Cometti, director del Museo Isaac Fernández Blanco, trabaja desde hace veinte años en el Palacio Noel y cuenta orgulloso que pasó en esta casa más horas que en cualquier otra vivienda en la que haya habitado. "Martín Noel desarrolló la estética de esta obra, primero en los foros académicos, y batalló muchos años contra la arquitectura imperante de la época; un eclecticismo que miraba a Europa, fundamentalmente a París. Si analizamos la estructura del Palacio Noel, respeta el academicismo francés, pero incorpora los balcones limeños, el portal arequipeño y el patio típicamente colonial, además de diseñar su jardín con una estética andaluza".

Interior del Museo Isaac Fernández Blanco
Interior del Museo Isaac Fernández Blanco Crédito: Gentileza MIFB

Tanto Martín Noel como su hermano Carlos, convirtieron la casa en un centro de reunión y debate intelectual y político. "En 1928 recibió la visita del presidente Herbert Hoover", cuenta Cometti y brinda detalles sobre un cortometraje de la época. "En el corto se ve la fachada interna, un sector de jardines y en un momento Hoovert se sube a un auto para hacer una visita protocolar a Buenos Aires", detalla Cometti, mientras explica lo valioso que resultó el film a la hora de la restauración.

Frente del Museo Isaac Fernández Blanco, sobre la calle Suipacha.
Frente del Museo Isaac Fernández Blanco, sobre la calle Suipacha. Crédito: Hugo Serra. Gentileza MIFB

En esta casa primero existió el Museo Colonial, con piezas de los Noel y del viejo Museo Municipal. En esa misma época, Isaac Fernández Blanco hizo que su casa de Hipólito Yrigoyen al 1400 deviniera museo privado, y luego donó su colección de arte, un acervo artístico que fue destinado al Palacio Noel. Desde 1947, la casa abrió sus puertas como Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco/ sede Palacio Noel, tal como se la conoce hoy.

El terreno del Palacio Noel fue la quinta de la familia Barquin y luego de los Estrada, quienes dividieron sus terrenos y vendieron a los Noel.
El terreno del Palacio Noel fue la quinta de la familia Barquin y luego de los Estrada, quienes dividieron sus terrenos y vendieron a los Noel. Crédito: Hugo Serra. Gentileza MIFB

Otras grandes personalidades asociadas a su historia son Oliverio Girondo y Norah Lange. En la casa de al lado, hoy anexo y parte del museo, vivió el matrimonio de escritores. "En la medianera se hizo una puerta y en los ambientes donde ellos vivieron, funciona hoy la biblioteca del Museo, las oficinas de áreas técnicas y el área de investigación. La llegada de la colección Fernández Blanco al Palacio Noel en la década del 40, tan importante, y el peso del nombre Isaac Fernández Blanco, hizo que quedara en el pasado la historia de los Noel, pero eso es parte de lo que buscamos recuperar", asegura Cometti.

En el jardín hay dos olivos muy antiguos. Estaban muy tapados por otros árboles, y como parte del plan de recuperación del jardín, fueron despejados recientemente. Este año los olivos volvieron a dar fruta como nunca antes.
En el jardín hay dos olivos muy antiguos. Estaban muy tapados por otros árboles, y como parte del plan de recuperación del jardín, fueron despejados recientemente. Este año los olivos volvieron a dar fruta como nunca antes. Crédito: Inés Clusellas

Hasta fin de año puede visitarse la exposición "El Plan Noel de estética edilicia 1922/1925", una exposición que invita a recorrer los antecedentes, ideas y propuestas por los Noel a través de pinturas, litografías y fotografías antiguas, planos originales, vistas y cortes de las distintas construcciones programadas. "La exhibición viene a poner en valor las trayectorias de los hermanos a través de fotografías de la época y de los barrios. Mediante una propuesta interactiva, los visitantes pueden conocer más sobre el Plan Noel, y los antecedentes, ideas y propuestas de un importante hito en la historia de la arquitectura local y nacional", concluye Jorge Cometti.

Palacio Noel- Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco. Suipacha 1422, Capital Federal. T: 4327-0228. De miércoles a lunes, de 13 a 19.Sábados, domingos y feriados de 11 a 19. Martes cerrado. Entrada $50. Miércoles gratis.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.