Suscriptor digital
srcset

Paisajismo

Paso a paso, cómo hacer injertos de rosas

(0)
13 de febrero de 2019  • 00:00

Románticas y elegantes, fragantes y atractivas: sus atributos convierten a la rosa en una flor que excede los límites de parques, jardines, balcones o floreros. Desde siempre, las hemos incluido también en canciones, cuadros y poemas, bouquets de novias o ramos . Su presencia jamás pasa inadvertida y por eso imanta fanáticos y expertos.

Héctor González es uno de ellos. Él trabaja en un vivero de San Pedro y su tarea, desde hace más de treinta años, es llevar adelante la injertación de estas flores, entre otras cosas. Este proceso minucioso y preciso está hoy a su cargo; y en la época indicada, llega a hacer más de 900 injertos por día. Aquí nos comparte el paso a paso de cómo realizar un injerto para obtener una planta idéntica a la madre. Este caso se denomina "injerto inglés".

Héctor González es experto en injertación de rosas. En la época adecuada, hace más de 900 por día.
Héctor González es experto en injertación de rosas. En la época adecuada, hace más de 900 por día. Fuente: Jardín

La propagación por injertos es una técnica de multiplicación asexual o vegetativa en la que se necesita un pie o portainjerto y una especie para injertar. De esta manera, nos aseguramos de obtener una planta con las mismas características de la planta madre (la que se quiere multiplicar).

El vivero Rosales Vidal, en San Pedro, es especialista en rosales. En esta zona, como pie, se utiliza un rosal silvestre: Rosa multiflora ‘Inermis’. Con esta variedad ‘Inermis’ se logran plantas con menos espinas, lo que facilita la injertación.

El material a injertar debe tomarse de una rama que ya dio flor (izq.) El tallo requiere un corte vertical y otro horizontal (der.)
El material a injertar debe tomarse de una rama que ya dio flor (izq.) El tallo requiere un corte vertical y otro horizontal (der.) Fuente: Jardín

También se utilizan otros pies como portainjertos, como la Rosa indica (elegida para rosas de corte), pero algunos colores no "prenden" bien sobre este pie. El injerto que se utiliza en este caso es e l injerto inglés, en T, un injerto de yema al que también se le llama "de lengüeta".

Todas las variedades se pueden hacer por estacas o injertos, claro que por estacas se necesita más material vegetal. En una estaca o gajo necesitaremos, por lo menos, tres yemas para que funcione; en un injerto, esas tres yemas darán lugar a tres plantas.En la práctica se aprende cuáles son más indicadas para cada método.

En el tallo se hace un corte horizontal y otro vertical (izq.). Retirar la yema de la rama requiere de mucho cuidado y precisión (der.).
En el tallo se hace un corte horizontal y otro vertical (izq.). Retirar la yema de la rama requiere de mucho cuidado y precisión (der.). Fuente: Jardín

Es muy importante tener una herramienta adecuada, bien afilada y desinfectada. El cortaplumas de injertar es la que se usa para esta tarea.

La época indicada para los injertos es fin de primavera a principios del verano. La temperatura ambiente no debe superar los 30° C. La savia debe estar en plena actividad tanto en la planta a injertar como en el pie. Al elevarse mucho la temperatura en pleno verano, se detiene esta tarea para recomenzarla a fines de febrero o cuando el calor disminuye.

Una vez hecho el corte en T, se separan los bordes para insertar la yema y luego se separa la lengüeta. Finalmente, se ata con nylon dejando el nudo por encima del injerto.
Una vez hecho el corte en T, se separan los bordes para insertar la yema y luego se separa la lengüeta. Finalmente, se ata con nylon dejando el nudo por encima del injerto. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Paso a paso

  • El material a injertar se toma de una rama que ya dio flores. El grosor difiere según la variedad, desde finitas en las miniaturas, hasta del ancho de un lápiz en las variedades más fuertes.
  • De esa rama se retirarán las yemas a injertar: en el momento ideal la yema se desprende con facilidad.
  • Las plantas que se utilizan como portainjertos se reprodujeron a partir de estacas en los meses de mayo a julio. Para fines de noviembre, estos pies ya están listos para ser injertados.
  • Se hace un corte en forma horizontal en la corteza del tallo y luego otro en forma vertical, que sale desde el centro del corte anterior. Así se forma la "T" que es la característica de este tipo de injerto.
  • Se separan los bordes para insertar la yema. Se corta la lengüeta por encima de la T y se ata. Antes se utilizaba rafia, ahora se usa nylon. El nudo debe quedar por encima del injerto.

El nudo se corta después de 15 días de hecho el injerto.
El nudo se corta después de 15 días de hecho el injerto. Fuente: Jardín

  • Después de unos 15 días, se corta el nudo para aflojar la atadura y permitir que el injerto crezca libremente. Puede suceder que, con clima benigno, el injerto brote, o que permanezca dormido todo el invierno y brote en la próxima primavera.
  • Cuando brota, se corta la copa del portainjerto. Se deja el tallo con la yema, y así toda la fuerza de la planta va a esa única yema. Después se manejará con poda. Luego de unos dos años de cultivo el rosal está listo para la venta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?