Perros veggie: trasladar la propia dieta a las mascotas

Hay personas que deciden no comer carne ni derivados y optan por lo mismo para sus animales de compañía
Laura Reina
(0)
18 de junio de 2016  

Cada vez que Malala Fontán subía por la escalera los 15 kilos de alimento balanceado para sus perros, un dolor agudo se extendía por su cuerpo. Pero no era un dolor físico, sino emocional. "Soy vegana desde hace 6 años y cuando subía esa bolsa lloraba porque sentía que llevaba un ternero muerto. Era muy duro para mí", cuenta quien encontró la solución cuando descubrió en el mercado un alimento balanceado de origen vegano para sus perros, cinco propios y dos que espera dar en adopción.

Detrás de todo dueño de mascotas vegetariano o vegano, ¿hay un perro que también lo es? Casi siempre, sí. Una de las tendencias alimentarias que más creció en los últimos años es la de eliminar, por decisión propia, las carnes, los lácteos y demás derivados de origen animal de la dieta. Teniendo en cuenta el número creciente de adeptos al vegetarianismo o veganismo, no es de extrañar que ellos busquen alternativas de alimentación similares para sus mascotas. Pero, ¿es posible y recomendable trasladar esa elección de vida personal a un animal de compañía?

Malala Fontán alimenta a su perro con subproductos vegetales
Malala Fontán alimenta a su perro con subproductos vegetales

Las críticas hacia estos dueños apuntan, principalmente, a que van en contra de la naturaleza carnívora del perro. Sin embargo, y a pesar de que es un tema que genera infinitas controversias y debates, en los últimos tiempos surgieron opiniones de varios especialistas que apoyan la dieta vegetariana e incluso vegana para los perros. Y aseguran, además, que al igual que las personas, la condición física de algunas de estas mascotas que reciben alimento balanceado de origen vegetal puede mejorar como resultado de la eliminación de las carnes.

"Al principio había rechazo entre los veterinarios, pero ahora hay muchos que lo aceptan porque tenemos sobrados fundamentos: en primer lugar, el perro no es carnívoro, sino omnívoro. Más aún los perros de raza, cuya naturaleza está modificada genéticamente, tienen un organismo que hace que pueda llevar una vida vegetariana sin problemas", sostiene Alicia Scarone, activista y proteccionista animal y creadora de Veguis, el primer alimento balanceado para perros de origen vegano. El alimento en cuestión, aprobado por el Senasa, contiene arroz, maíz, gluten meal, harina de soja, pulpa de remolacha, levadura de cerveza, aceites vegetales (maíz, girasol), semillas de lino y extracto de romero, entre otros. También contiene vitaminas y minerales.

Claudia Brehm, médica veterinaria a cargo de la Veterinaria Sinclair, en Palermo, confirma que "cada vez hay más gente interesada en cambiar la alimentación de sus mascotas al vegetarianismo y en tratarlos con medicinas alternativas buscando una mejor calidad de vida". Respecto de la alimentación, Brehm sostiene que, al ser omnívoros, los perros pueden llevar una dieta vegetariana, pero no exclusivamente a base de vegetales. "Se les deben agregar además cereales, legumbres, semillas y aceites. De este modo se obtiene una alimentación bien balanceada y muy saludable. La carne aporta proteínas que también las proveen muchos vegetales, el tofu y las legumbres. Esta dieta es adecuada para todas las razas. De hecho, yo tengo dos rottweiler que comen comida vegetariana y están muy bien de salud -cuenta-. En el caso de los gatos, no es recomendable porque ellos, a diferencia de los perros, son netamente carnívoros y tienen la dificultad de que no pueden producir taurina, que es un aminoácido que obtienen de productos cárnicos. De todos modos hay cosas que se pueden dar como suplemento. Digamos que no es imposible, pero sería más complicado."

Si bien, como era de esperarse, el producto estaba focalizado en un principio en el cliente vegetariano, también empezó a abrirse a un público que no tiene esa filosofía de vida y que lo compra para paliar otros problemas de sus mascotas, como por ejemplo la obesidad. "Al tener menos grasas y más fibras, funciona bien en los perros con sobrepeso. Por supuesto que hay alimentos light de las marcas tradicionales, pero son muy caros. Y también lo llevan quienes detectan alergias y hasta ciertos problemas cardíacos en sus perros", comenta Scarone.

La mayoría de los veterinarios, sin embargo, dudan de sus beneficios alimentarios y argumentan que tanto los gatos y los perros son naturalmente carnívoros y que los humanos los han "omnivorizado". Por lo tanto, aconsejan que en la dieta de estas mascotas se incluya carne. "Más allá del grado de domesticación, donde el perro es casi un ser omnívoro, las dietas veganas son un disparate -afirma Daniel Pampín, médico veterinario especialista en nutrición de mascotas-. Es desconocer los orígenes cánidos del perro. Ni remotamente se puede hacer del perro una extensión de sí mismo. Ni hablar de los gatos, que son ciento por ciento carnívoros. Hay aminoácidos que sólo aporta la carne", dice Pampín, creador de Küme, una marca de nutrición canina propia.

"Obviamente soy partidario de los alimentos balanceados. En mi marca uso ingredientes de origen vegetal y animal. Se trata de reproducir lo más fielmente posible la alimentación del animal salvaje, que come de la presa que caza el contenido de sus vísceras con su componente vegetal", dice el especialista, que asesora a varias empresas de nutrición para mascotas. "Me han pedido que los asesore hasta en dietas macrobióticas, cosa que he hecho porque puedo respetar el concepto nutricional desde otra filosofía, pero nunca haría una dieta vegetariana para un perro o un gato", sostiene.

Si bien el debate es reciente en la Argentina, en otros países, como Australia, donde se popularizó un alimento vegetariano entre los dueños de perros y gatos, Vegan Pet, el tema está muy candente, a tal punto que David Neck, presidente de la Asociación Australiana de Veterinarios para Animales Pequeños, salió a aconsejar a los dueños que no alimenten a sus mascotas exclusivamente con estos productos veganos. "Millones de años han dictado lo que es mejor para estos animales y algunos dueños de mascotas intentan cambiarlo en una generación". Y agregó: "Si una persona es vegetariana y tiene problemas éticos respecto de alimentar a su perro con proteínas derivadas de animales, entonces debería tener un conejo o una cobaya en lugar de tomar decisiones éticas en nombre de la mascota", cuestionó el reconocido especialista australiano. También César Millán, más conocido como el "encantador de perros", puso el grito en el cielo ante esta tendencia. "La dentición del perro está preparada para cortar, desgarrar y despedazar alimentos. Carecen de molares, que sirven específicamente para triturar vegetales -describe-. Es muy poco recomendable obligar a un perro a ser lo que no es. Es una incongruencia que como seres humanos por un tema ético no queramos comer animales para defenderlos y, sin embargo, obliguemos a los perros a ir en contra de su naturaleza. Respetamos por un lado, pero no respetamos por otro."

Los defensores de este tipo de alimentación sostienen, sin embargo, que ser vegano o vegetariano es una elección que sólo pueden tomar los humanos. "Por supuesto, el perro no lo elige, como tampoco elige otras cosas. Se adapta a lo que le dan. Incluso es casi imposible que coma sólo alimento balanceado, sea a base de carne o vegetales, porque siempre se acercan buscando comer lo que la familia está comiendo. El perro depende del cuidado del hombre y de sus decisiones", sostiene Pablo Hernández, encargado de comunicación de Veguis, que además agrega que "los alimentos balanceados a base de carne tienen el descarte de los frigoríficos, es decir, no le estás dando a tu perro lo mejor, es una proteína de baja calidad nutricional", advierte.

Y, como para despejar dudas, Malala Fontán, que alimenta a sus perros con el alimento balanceado de origen vegano y comida que ella misma prepara con sucedáneos de la carne, como el seitán, sostiene que los últimos análisis de sangre que le realizó a uno de sus perros mestizos resultaron inmejorables.

"Hace años que comen este alimento y tienen un pelo brillante, están saludables por dentro y por fuera. Creo que hay mucha ignorancia de los veterinarios respecto de este tema. Y si bien al principio les costó a mis perros acostumbrarse, hoy lo comen sin problemas y felices", asegura Malala, dueña también de un gato, al que, como sí o sí necesita carne, le da un alimento balanceado no vegano.

El consuelo para esta fotógrafa es que elige uno que, al menos, no está testeado en animales. Pero es un consuelo que no es suficiente para Malala. Ni para ningún dueño que haya elegido desterrar de forma definitiva la carne de su vida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.