Peter Lindbergh, el fotógrafo de las supermodelos