srcset

Monoambientes

Pocos metros. Luz, color y muchas ideas en el monoambiente reciclado de una chef

Viviana Alvarez
Karina Contini
(0)
30 de septiembre de 2019  

Con la misma perseverancia que pone en sus recetas de pastelería, sus piezas de cerámica o el cuidado de sus plantas, la chef Anita Maffioli encontró -después de una búsqueda paciente- un monoambiente en el último piso de un edificio de los años 50 en ochava, con un amplio balcón perimetral desaprovechado y terraza, que condimentó exquisitamente con puros hallazgos vintage.

En el living, cuadro (Mariano Cornejo), macetero de pie (Craigslist), sillón escandinavo (Mercado de Pulgas) con almohadones de pana (Cosa Bonita), aparador celeste (Tole Tole) y maceta y gato azul de cerámica (Tienda Yapa). Lámpara Juana Chica (A3 Diseño).
En el living, cuadro (Mariano Cornejo), macetero de pie (Craigslist), sillón escandinavo (Mercado de Pulgas) con almohadones de pana (Cosa Bonita), aparador celeste (Tole Tole) y maceta y gato azul de cerámica (Tienda Yapa). Lámpara Juana Chica (A3 Diseño). Crédito: Daniel Karp

"Ok. Vivo en Capital, en un monoambiente, pero voy a hacer todo lo posible para sentirme en contacto con la naturaleza", se dijo Anita Maffioli, casi como una declaración de principios, antes de encarar la reforma de su nuevo hogar bajo la dirección de la arquitecta Susana Manifesto, con quien ya había trabajado.

Crédito: Daniel Karp

Tras cuatro meses de obra, aquí están presentes los mundos que se entrelazan en la vida de Anita: la pastelería profesional; la cerámica, que surgió como un descubrimiento lúdico y ahora crece en su firma Tienda Yapa; y la jardinería, que conoció gracias a su padre y afianza trabajando su huerta orgánica.

Se abrió parte de la pared para aumentar la entrada de luz y prolongar la vista desde y hacia el living.

La consigna es apostar por lo que tiene valor, más allá de que sea nuevo o no. Mesa de fórmica azul (Mercado de Pulgas) con platos de cerámica y vasos (Diseño Vivo). Del lado de la cocina, cajón tipográfico (Mercado de San Telmo). Fichero antiguo (Mercado de Pulgas).
La consigna es apostar por lo que tiene valor, más allá de que sea nuevo o no. Mesa de fórmica azul (Mercado de Pulgas) con platos de cerámica y vasos (Diseño Vivo). Del lado de la cocina, cajón tipográfico (Mercado de San Telmo). Fichero antiguo (Mercado de Pulgas). Crédito: Daniel Karp

"Desde chica recorro remates con mi mamá, que es médica y apasionada por la decoración. Ver en los objetos antiguos un recurso para sumar calidez, encontrarles un nuevo propósito o significado, es algo que me sale de manera natural".

Cucharas medidoras (Casaideas Chile). Pelapapas en forma de pez (La Dominga). Cucharón y espumadera enlozados (Paul French Gallery). Enlozados (Mercado de Pulgas). Latas (Gato Negro).
Cucharas medidoras (Casaideas Chile). Pelapapas en forma de pez (La Dominga). Cucharón y espumadera enlozados (Paul French Gallery). Enlozados (Mercado de Pulgas). Latas (Gato Negro). Crédito: Daniel Karp

La prioridad fue el espacio aéreo para armar un hogar luminoso, poblado de plantas y objetos queridos. Me gusta sentir que estoy en otro lugar, una isla en el medio de la ciudad
Anita Maffioli

Carrot cake sobre fuente de porcelana inglesa heredada. Cortantes antiguos (Mercado de Pulgas). Atril de madera (Ewûa Deco).
Carrot cake sobre fuente de porcelana inglesa heredada. Cortantes antiguos (Mercado de Pulgas). Atril de madera (Ewûa Deco). Crédito: Daniel Karp

"Tener alacenas hubiera quitado 'aire'. Prefiero todo a la vista: es más ligero, más alegre, más hogar. De ahí surgieron los estantes sobre las ventanas, que además sirven como soporte para las plantas".

"La alacena y otros muebles se los compré a una chica alemana que vivía en Buenos Aires y volvió a su país".
"La alacena y otros muebles se los compré a una chica alemana que vivía en Buenos Aires y volvió a su país". Crédito: Daniel Karp

Las plantas de interior de siempre (que parecen de antes) se agrupan felices en este espacio luminoso: alocasias, palos de agua, begonias, potus y palmeritas (Chamaedorea elegans, para más precisión).

"Soy descendiente de griegos. Las gamas de verde, turquesa y azul forman parte de mi sustancia".
"Soy descendiente de griegos. Las gamas de verde, turquesa y azul forman parte de mi sustancia". Crédito: Daniel Karp

Se cambió el muestrario de pisos por una única carpeta de cemento alisado que, al ser clara, colabora con una mayor sensación de amplitud.

Mundo. Así se llama el perro de Anita, que ella rescató de la calle. Buena idea la de aprovechar las estanterías y la parte superior de la biblioteca para las plantas, en este espacio de techos bastante altos. No hace falta mucho más en las paredes.
Mundo. Así se llama el perro de Anita, que ella rescató de la calle. Buena idea la de aprovechar las estanterías y la parte superior de la biblioteca para las plantas, en este espacio de techos bastante altos. No hace falta mucho más en las paredes. Crédito: Daniel Karp

Con la reforma se generó este ventanal con puerta de vidrio (Veahcolor) al estilo de las casas de campo. Desde muy temprano, los rayos del sol entran con diferentes tonalidades.

Cama (Paraná Muebles). Sábanas (Mi Espacio). Manta azul y almohadones azules y crudos (Cas a Cas). Manta tejida (Lanitas Caro). Biblioteca volante (Chapa Objetos).
Cama (Paraná Muebles). Sábanas (Mi Espacio). Manta azul y almohadones azules y crudos (Cas a Cas). Manta tejida (Lanitas Caro). Biblioteca volante (Chapa Objetos). Crédito: Daniel Karp

"Cuando tuvimos que definir la división del ambiente, no hubo dudas: la biblioteca (Alberto Capuro) me resulta más cálida que una placa, cumple bien su función y deja pasar la luz".

Siempre pensando potenciar la relación interior/ exterior, el techo del baño es de vidrio.
Siempre pensando potenciar la relación interior/ exterior, el techo del baño es de vidrio. Crédito: Daniel Karp

Anita accedió a resignar metros de terraza para agrandar el baño, que ganó el espacio de la ducha revestido con calcáreos de Moltrasio.

Estante azul (encontrado en la calle y pintado por la dueña). Móvil (Tole Tole). Pava enlozada con suculenta (Taller San Jorge).
Estante azul (encontrado en la calle y pintado por la dueña). Móvil (Tole Tole). Pava enlozada con suculenta (Taller San Jorge). Crédito: Daniel Karp

Nos encontramos con un departamento chico en último piso, con un balcón muy poco aprovechado. Revertimos esa situación agrandando las carpinterías y generando una salida desde el cuarto a la terraza
Arq. Susana Manifiesto

La escalera caracol se sumó durante la reforma. No era la opción que más le gustaba a la dueña de casa, pero sí la que mejor se adaptaba al espacio. Le encontró la vuelta pintándola del mismo celeste que abunda en el interior.
La escalera caracol se sumó durante la reforma. No era la opción que más le gustaba a la dueña de casa, pero sí la que mejor se adaptaba al espacio. Le encontró la vuelta pintándola del mismo celeste que abunda en el interior. Crédito: Daniel Karp

"Crecí en dos casas distintas: en la de mi madre siempre estuvo presente el interés por crear espacios cálidos; y en la de mi padre, el cuidado de las plantas".

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.