Post parto real. Por qué importa el puerperio de Amy Schumer

.
. Fuente: Archivo - Crédito: Fuente: Instagram de Amy Schumer
Tamara Talesnik
(0)
21 de junio de 2019  • 11:40

"¡Recuperé mi cuerpo!" dicen en tapas de revistas Cristina Aguilera, una Kardashian, Jennifer López, Pink, otra Kardashian, y varias publicaciones prometen revelar las dietas post embarazo de Beyoncé, Angelina Jolie, Kate Middleton y más Kardashians, que les permitieron bajar 20 kilos en un mes. ¿Estrías? ¡Borradas! ¿Tetas? ¡Bajo control! ¿Lágrimas? ¡Si es el momento más feliz de tu vida! Y si hay dudas de que todo esto es posible, allí están las princesas europeas haciendo la foto oficial con marido y bebé tres horas después de dar a luz con cara de "¡yo no estoy sangrando, vos estás sangrando!".

Jamás me opondré al derecho de una puérpera a hacerse la manicura como Kate y Meghan a los dos segundos de parir o de aprovechar sus recursos económicos para todo tratamiento estético o dieta que las haga verse y sentirse como tienen ganas de verse y de sentirse. Dicho esto, ¿no es rara esta representación en los medios de puerperios sin fluidos y sin grasa, como si estar embarazada y dar a luz luciera como una foto de stock de una mamá blanca, sonriente y vestida de colores pasteles?

Mientras tanto, la comediante Amy Schumer acaba de ser mamá por primera vez a los 37 años y su cuenta de Instagram se llenó no solo de fotos de su bebé, sino de ella en plan post parto. Una foto en el inodoro del hospital en bata y cara de querer morir, mientras la doula sostiene a su hijo, otra disfrutando de la comodidad de las bombachas que se robó de la clínica y una más mostrando la cicatriz de la cesárea, por si alguien se ofendió con el posteo anterior. También un saludo en forma de "acá yo con mis sacaleches" a las mamás que la criticaron por haber hecho stand up dos semanas después de parir.

Ver esta publicación en Instagram

Milf alert 1 o'clock

Una publicación compartida de @ amyschumer el

Tal vez para muchas no hay nada novedoso en lo que muestra Amy en su cuenta, pero para quienes nunca estuvimos embarazadas ni parimos cada dato sobre el puerperio es una revelación, un secreto que nos estuvieron guardando mucho tiempo y que alguna amiga madre nos fue develando. Yo, por ejemplo, no sabía nada de la congestión mamaria hasta este posteo de @gineconline. ¿Y que hay algo que se llama preeclampsia?, ¿qué es la espina bífida?, ¡¿por Dios, por qué nunca nadie me habló de hipermesis gravídica?!

Amy no sólo muestra una imagen más completa del puerperio, sino que pone en el centro de la escena su cuerpo semidesnudo evidenciando que los cuerpos gestantes no funcionan como una máquina perfecta de reproducción y cuidado que va a seguir existiendo de la misma manera que antes. ¡Ni siquiera los de las famosas! Si hay una razón por las que las actrices y modelos bajan de forma aceleradísima los kilos ganados durante el embarazo, es porque necesitan verse como si nada hubiera sucedido para poder seguir trabajando. Sabrina Garciarena me cuenta que a los seis meses de parir a León, su primer hijo, ya estaba modelando para una marca de ropa interior y que, en cambio, con Beltrán pudo "relajarse". "Con los dos embarazos subí mucho de peso y me fui del sanatorio como una persona normal que acaba de parir y tiene muchos kilos de más, estás hinchada, con los puntos, con dolor y lejos de verse espléndida y sentirse bien", aclara Garciarena por si alguien pensaba que las mujeres famosas tienen un gen mágico en vez de plata y tiempo disponible para verse como sus oficios les exigen.

"Tu parte superficial se quiere matar", reconoce Julieta Díaz , que fue mamá a los 37, y que a la vez considera que la transformación física que viene con el embarazo es "bella". "Hay algunos hombres a los que enamora un poco ese cambio, sobre todo si son el padre de tus hijos, pero es fuerte para la mujer. ¡Y mirá lo que me salió decirte! Como si el cuerpo lo tuviera para el hombre, el cuerpo es para otra cosa."

Las experiencias varían, pero el embarazo y el parto no pasan sin transformación ni sin dolor por el cuerpo de ninguna persona gestante, como si se tratara de un trámite de la AFIP. En tiempos en los que hay quienes dicen "bue, lo das en adopción y listo" como si fueras una máquina de expulsar sandías, exponer l a full puerperio experience no es poca cosa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.