Radiohead. El libro que analiza Kid-A

El grupo de Thom Yorke, hace 20 años.
El grupo de Thom Yorke, hace 20 años. Fuente: Archivo
Alejandro Lingenti
(0)
20 de septiembre de 2020  • 21:49

En octubre próximo se cumplirán 20 años de la aparición de Kid A, uno de los discos más complejos y discutidos de la carrera de Radiohead, el que se propuso el ambicioso objetivo de salvar al rock de sus propias taras y, a la vez, de abrirle un nuevo camino hacia un futuro mejor. Se ha escrito mucho sobre este disco, celebrado y detestado casi por igual. Fue el resultado evidente de un período de agotamiento de la banda inglesa luego de la explosión internacional de OK Computer (1997), su álbum más popular y valorado por la crítica musical, y la sucesión de giras demasiado prolongadas, la vida rutinaria en hoteles, la marca pegajosa de la prensa y la demanda permanente de los fans.

Aprovechando el aniversario, la sociedad editorial Dobra Robota + Walden, dos sellos independientes con muy buenos catálogos literarios, acaba de lanzar otro volumen de la colección británica 33 1/3, que ofrece nuevas perspectivas de análisis en torno a discos importantes de grandes artistas contemporáneos (ya aparecieron en Argentina libros sobre The Velvet Underground & Nico, Marquee Moon de Televisión y Selected Ambient Works Volume II de Aphex Twin). La flamante edición de Marvin Li -exeditor de Pitchfork y fundador del webzine Tiny Mix Tapes- sobre Kid A enumera las influencias claves en la concepción del álbum (el catálogo del sello electrónico inglés Warp, el discutido libro No logo de la activista canadiense Naomi Klein) y reflexiona sobre la eficacia de la postura crítica de Radiohead frente a una industria musical cuyas reglas perturbaron al grupo, en particular a su líder, Thom Yorke, propulsor principal de un viraje radical en el sonido, que no tuvo hasta hoy marcha atrás. A partir de Kid A, Radiohead se convirtió en una banda impredecible, justo lo que el negocio del rock no necesita.

A lo largo de nueve capítulos titulados como imaginativas extensiones potenciales del nombre del disco (Kid Autenticidad, Kid Abstracción, Kid Aclamación...), Li cuenta cómo las escuchas sucesivas de un álbum que exige una atención especial para su decodificación pueden abrir un camino para entender por qué se transformó en lo que él define como "una institución cultural de su época".

El autor sostiene que "la dependencia del movimiento y el pulso amenazante" de Kid A demoraron el reconocimiento del actual estatus del álbum, que pasó de ser considerado una rareza experimental a ocupar el lugar de las grandes obras maestras de un género lleno de estereotipos y superficialidades como el rock".

Más allá de las experimentaciones con el sonido, Radiohead también sorprendió en Kid A con las ambigüedades de una lírica deliberadamente críptica, cuya genealogía es, según la opinión de Li, muy diversa: las letras de David Byrne para Remain in Light, el gran disco que editó Talking Heads en 1980; las famosas Estrategias oblicuas de Brian Eno, que estimularon muchas de las búsquedas vanguardistas del pop; las Memoires del filósofo francés Guy Debord, un crítico feroz de la sociedad del espectáculo de la que el grupo quería escabullirse; y hasta el I Ching-Kid A, de eso no caben dudas, es un artefacto cultural que permite múltiples abordajes. Y este libro, cargado de información relevante, inteligente y entretenida, es una prueba categórica.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.