René Lavand, el talentoso ilusionista argentino de una sola mano

Lavand fue un ícono del ilusionismo en el país
Lavand fue un ícono del ilusionismo en el país
(0)
7 de febrero de 2020  • 02:00

Héctor René Lavandera, conocido mundialmente como René Lavand, nació el 24 de septiembre de 1928 en la Ciudad de Buenos Aires. Desde muy temprana edad se interesó por el arte del ilusionismo y la magia, algo que comenzó a investigar a la edad de 7 años cuando su familia le compró un mazo de cartas con el que comenzaría a practicar y perfeccionar su vocación.

Dos años después, pierde su brazo derecho en un accidente automovilístico pero eso no le impide seguir con su sueño.

A comienzos de la década del 60' y luego de trabajar durante mucho tiempo de bancario, se catapultó al estrellato al presentar su espectáculo en teatros porteños como el Maipo y el Tabarís. Su habilidad con la mano izquierda dentro de la cartomagia lo llevó tiempo después a ser reconocido en Estados Unidos, Europa y Japón.

Dentro de su repertorio, la ilusión que más lo caracterizaba era la del Agua y aceite, en la cual impuso su frase característica " No se puede hacer más lento". Impuso el concepto de lentidigitación, que define a la ilusión ejecutada lentamente a fin de llevar la imposibilidad a su máxima expresión.

En alguna oportunidad había confesado que su virtuosismo con la mano izquierda, la forma de hablar y los tiempos, lo había aprendido de Beethoven, Bach, Vivaldi y Mozart.

René falleció un 7 de febrero de 2015 en una clínica de Tandil a los 86 años.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.