srcset

Paisajismo

Salta: un jardín urbano de estirpe colonial

(0)
18 de septiembre de 2019  • 00:00

La casa era antigua -de la época en que estaba en auge el neocolonial-; y el jardín, un pedazo de pasto con una pérgola bastante maltrecha. "Los dueños me pidieron respetar esa pérgola, pero en realidad era el concepto de sombra, de cobijo lo importante. Sabía que podía hacer algo mejor que eso", cuenta María Elena Acuña, encargada del paisajismo. "También me pidieron sonido de agua".

La entrada se da a través del garaje, que queda separado por una reja. Y lo que antes era un pasillo que bordeaba toda la casa y cuya única gracia era una buganvilla, que permanece, se transformó en la primera de varias secuencias espaciales: el chill out.

La fuente fue diseñada con escalones internos para poder sentarse en ella.
La fuente fue diseñada con escalones internos para poder sentarse en ella. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

En solo 2,70 m de ancho, quebrando la circulación para generar más dinámica, se diseñaron varias zonas estanciales: en la primera, llama la atención un estanque de hierro con caída por rebalse, pintado de negro para que refleje el cielo y las plantas; en la segunda, se creó un jardín de acceso -ya no desde la calle, sino desde el interior de la casa- con un generoso parterre; y en la tercera vuelve a estar presente el agua en varias fuentes, en las que el agua cae a través de cadenas. Toda esta zona está cosida por la pared original a la que se le acentuó su diseño de arcos con un revestimiento texturado. Se agregaron lámparas colgantes que "exageran" el diseño colonial para darle un lenguaje contemporáneo.

OBRA: Jardín privado | LUGAR: Ciudad de Salta | PROYECTO DE ARQUITECTURA: Arq. Fernando Lecuona de Prat | RESTAURACIÓN: Arq. Guadalupe Sarmiento | PROYECTO DE PAISAJISMO: Mgs. Arq. María Elena Acuña; Arq. Leopoldo Acuña | SUPERFICIE INTERVENIDA: 150 m2 | AÑO DE EJECUCIÓN: 2017.

Al fondo del jardín se pasa por una zona de transición, la galería, en la que se repite el solado de todo el espacio exterior: calcáreo blanco y negro dispuesto en forma de damero. En la galería entran muchísimas plantas, como dietes, helechos y acantus en maceteros, que también se repiten afuera. Lo mismo pasa con los muebles, que no difieren en su línea de diseño ni en materiales de los que están en el exterior: son réplicas de modelos de Piet Boon que, al no comercializarse en nuestro país, fueron realizados en Jujuy con madera de palo amarillo tratado. El punto focal es una chimenea cubierta de mayólicas antiguas en tonos verdes, blanco y ocre.

Parte de la vista principal desde la galería: la fuente pileta, el solárium y la pérgola.
Parte de la vista principal desde la galería: la fuente pileta, el solárium y la pérgola. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

La galería se enfrenta a un living exterior con una alfombra de Patricia Urquiola, enmarcado por cuatro ejemplares de Quercus palustris plantados en macetones para regular su crecimiento. Este se conecta con una fuente cuadrada de 2,2 x 2,2 m diseñada con un escalón para entrar en ella y remojarse: caben ocho personas sentadas cómodamente, ideal para tomar algo una noche de verano. En esa misma línea, continúa el solárium, con reposeras y almohadones, confeccionados en Salta con tela que repele el agua.

En el fondo, con una diferencia de altura, se creó un comedor coronado por una pérgola que genera esa intimidad y cobijo a los que los dueños aspiraban. De ella cuelga una lámpara decorativa. El resto de la iluminación cumple la función de destacar detalles, generar reflejos, ambientes más o menos iluminados, pero sin ser protagonistas; para eso se usaron muchísimos fanales con velas. A este espacio lo remarca un canal de agua que corre por el piso.

El living queda enmarcado por cuatro Quercus palustris; sobre ellos corre un toldo que no se ve si está plegado.
El living queda enmarcado por cuatro Quercus palustris; sobre ellos corre un toldo que no se ve si está plegado. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

Tanta agua que se mueve a distintos ritmos, con diferentes pendientes y pasando por materiales diversos no solo crea una sensación de frescura, que se agradece en el clima cálido de Salta, sino que también acalla el ruido de la ciudad y del mismo jardín: distintas personas pueden estar disfrutando simultáneamente de este oasis sin incomodarse entre sí.

Aunque las paredes son grises, el color actúa como fondo, lo que permite que se destaque mucho la vegetación, el blanco y el negro. Los rojizos de los robles delatan el otoño y la Santa Rita fucsia con tinte ladrillo, el verano.

Izquierda: Monsteras, acantos, dietes, agaves y ophiopogon se mantienen verdes todo el año. Las fuentes fueron ejecutadas por artistas salteños. Derecha: La circulación quebrada del chill out crea ritmo y genera privacidad para los distintos espacios.
Izquierda: Monsteras, acantos, dietes, agaves y ophiopogon se mantienen verdes todo el año. Las fuentes fueron ejecutadas por artistas salteños. Derecha: La circulación quebrada del chill out crea ritmo y genera privacidad para los distintos espacios. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

Uno de los grandes aciertos de la obra fue unificar las distintas alturas de la medianera a través de mallas simas recubiertas con hiedras de diferentes texturas. La estructura metálica también cumple la función de separar la vegetación de la pared, para que pase el aire y se logre una mejor sanidad.

A doble altura se colocaron toldos automatizados con telas sun screen que "barren" el ancho del patio; la iluminación va por encima de ellos para que la luz quede filtrada.

Síntesis del jardín

  • ESTILO: Contemporáneo urbano.
  • LO MÁS DIFÍCIL: La logística de materiales en el Microcentro.
  • UNA SORPRESA: Cómo se generó un ecosistema con mariposas, abejas y pájaros en pleno centro, que antes no había.

Por: Paqui Arias

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.