Tortura bizantina: el emperador mutilado que se implantó una nariz de oro para recuperar el trono

Justiniano II debió colocarse una nariz de oro para poder reclamar el trono del Imperio Bizantino
Justiniano II debió colocarse una nariz de oro para poder reclamar el trono del Imperio Bizantino Crédito: Dumbarton Oaks Collection
Catalina Bontempo
(0)
15 de noviembre de 2020  • 15:00

Hace 1300 años vivió un emperador que pasó por el infierno: fue depuesto y mutilado, y tuvo que colocarse una nariz de oro para reclamar el trono del Imperio Bizantino. Se trata de Justiniano II, quien tras una destitución y 10 años en el exilio, encontró la forma de sortear la máxima bizantina que impedía que personas con "defectos" se consagraran monarcas.

Justiniano había nacido en el año 669, y era hijo del emperador Constantino IV y la emperatriz Anastasia. Con apenas 12 años vivenció lo que luego le sucedería a él: vio cómo su padre sentenció una rhinokopia (corte o amputación de la nariz) a sus dos tíos para privarlos de sus títulos imperiales.

Justiniano II (izquierda) junto a sus tíos Heraclio y Tiberio y su padre Constantino IV (medio) en la la basílica de San Apolinar
Justiniano II (izquierda) junto a sus tíos Heraclio y Tiberio y su padre Constantino IV (medio) en la la basílica de San Apolinar Crédito: De casibus virorum illustrium

Con ese accionar el progenitor logró allanar la "carrera al trono" a su hijo, dado que los bizantinos creían que sólo hombres sin "imperfecciones físicas" podían ser declarados emperadores.

"La historia de sucesión de los emperadores bizantinos es un cuento de terror", sintetiza Ofelia Manzi, exinvestigadora de historia medieval de la Universidad de Buenos Aires, quien aclara que en Bizancio se llevaban adelante diversos tipos de mutilaciones como cortarle la nariz o una mano a determinadas personas para que no pudiera acceder al trono. También había formas "piadosas" para imposibilitar el acceso al poder, como ingresarlos a un convento y consagrarlos a la religión. De todas, la más extrema, aunque habitual, era la sentencia de muerte.

De la cara perfecta al rostro mutilado

Sin ninguna "imperfección" física, el camino de Justiniano estaba libre. Tras el fallecimiento de su padre, fue el heredero indisputado. Tenía sólo 16 años cuando accedió al poder total del Imperio Romano de Oriente, pero su reinado no fue popular, y el salvajismo con el que ejecutaba a poblaciones enteras fue clave para que se orquestara un golpe de Estado en su contra.

Manuscrito del siglo XV que representa la mutilación del emperador bizantino Justiniano II
Manuscrito del siglo XV que representa la mutilación del emperador bizantino Justiniano II Crédito: Libro de Horas

En el año 695 estalló una revuelta en la capital imperial Constantinopla (actual Estambul), y la rebelión le costó a Justiniano no solo el poder, sino también su nariz.

A la mañana siguiente del golpe, Justiniano fue capturado y llevado junto a dos de sus ministros al hipódromo donde lo esperaban los conspiradores. Sus dos secuaces recibieron la pena más dura: fueron atados por los pies, arrastrados por las calles y luego quemados hasta la muerte.

El depuesto emperador estaba tan desacreditado que las multitudes lo abucheaban. Sin embargo, su sucesor decidió una solución más "misericordiosa" y permitió que Justiniano viviera. Pero, sabiendo que podía haber futuros reclamos, decretó que fuera desfigurado de tal forma que nunca más pudiera aspirar a la grandeza imperial.

Detalle de Justiniano II de la basílica de San Apolinar en Rávena
Detalle de Justiniano II de la basílica de San Apolinar en Rávena

Tenía 26 años cuando le cortaron la nariz, la mitad de la lengua y lo exiliaron en Quersoneso, ubicado en la costa de la actual Crimea. Este acto llevó a que Justiniano pasara a la historia como "Justiniano Rhinotmetos" o "el emperador de la nariz cortada".

La carrera para volver y su venganza

A pesar de no ostentar más "la púrpura imperial", Justiniano nunca dejó de considerarse el monarca y al cabo de siete años en el destierro, huyó y pidió asilo a los jázaros (o kázaros), donde fue recibido por el khan. La bienvenida fue tal que forjó una alianza con ellos y se casó con la hermana del jefe en 703, según describe el historiador Augusto Bailly en su libro Bizancio.

Al poco tiempo, Justiniano se enteró de que desde la capital bizantina había intenciones de asesinarlo, entonces, decidió volver a escapar y cruzó el Mar Negro. Se iba acercando a Constantinopla.

Moneda de oro con el busto frontal de Justiniano II
Moneda de oro con el busto frontal de Justiniano II Crédito: Dumbarton Oaks Collection

Hijo de emperador y monarca él mismo, sabía bien que no podía volver al trono con su actual aspecto. Entonces, decidió crearse una prótesis. Si bien no está del todo claro cuándo logró fabricarse una nariz de "oro puro", para ese momento ya era conocido como el de "la nariz cortada", según detalla la especialista Constance Head en el libro Justiniano II de Bizancio.

En 705, Justiniano llegó fuera de las murallas de Constantinopla, acompañado de un ejército leal que se había conformado en el exilio. Pero las defensas de la capital del imperio eran demasiado fuertes. Por fortuna para Justiniano, su experiencia palaciega, le brindaban un gran conocimiento arquitectónico y logró ingresar a Constantinopla a través de sus acueductos.

Una vez dentro, tomó el control y derrocó al emperador, pero su sed de venganza no tenía límites. Quería castigar de forma vehemente a sus enemigos.

Miniatura de la mutilación de Justiniano II
Miniatura de la mutilación de Justiniano II Crédito: De casibus virorum illustrium

La represión comenzó con la ejecución de todos los que habían desempeñado un papel en la ciudad durante su interín. Para quienes lo habían sucedido en el trono, los emperadores Leoncio y Tiberio, estipuló la venganza más sangrienta que pudo concebir. Los hizo recorrer las calles atados con cadenas mientras la población los injuriaba y lanzaba piedras. Luego, los llevó al hipódromo, donde fueron arrastrados a lo largo de la pista y finalmente decapitados.

La crueldad bizantina no terminó ahí. A varios "traidores" les quitaron los ojos, y a otros se los metió en sacos que eran cosidos y tirados al río.

Ningún hombre desfigurado podía reinar como emperador, sin embargo, "Justiniano Rhinotmetos" lo hizo y nadie se atrevió a contrariarlo. Pero su brutalidad no fue soportada y en el año 711 volvió a organizarse una conspiración en su contra.

Su segundo reinado también terminó con un golpe de Estado y en esta ocasión, en vez de mutilarlo, decidieron degollarlo. Su cadáver fue expuesto en la ciudad y luego fue llevado a Italia donde se lo exhibió por las calles de Roma y Rávena.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.