Un refugio al pie de la Cordillera

En pleno Valle de Calingasta, la posada Paso de los Patos es un oasis de lujo para gozar de la magia de vivir unos días al pie de las montañas
(0)
16 de noviembre de 2014  • 15:19

Si lo hubiésemos pensado dos veces no lo hacíamos", dicen al unísono Chester Gowland y Aurelio Martín cuando empiezan a contarnos su aventura cordillerana. Con hijos ya grandes, estaban acostumbrados a viajar de a cuatro, porque están casados con dos hermanas: "La Gorda" (hace años que no usa su nombre de pila) y Claudia Parenti. "Y siempre íbamos donde recomendaba la revista Lugares". Así llegaron a San Juan, mientras viajaban por Mendoza, y después, a Barreal, pueblo del que nunca antes habían escuchado hablar. "A los veinte días, habíamos comprado este terreno", dicen confesando esa locura genial que les cambió la vida. Desembolsaron ahorros y empezaron una obra respetuosa de la historia y la tradición cuyana; el sonido de las acequias, las cortinas de álamos, el aire límpido, la amorosa atención de sus dueños y una cocina que mezcla platos familiares y recetas nuevas completan la experiencia.

Los anfitriones recomiendan

  • "Cabalgatas a la precordillera y en temporada el cruce de la Cordillera por un par de días con baqueanos de aquí, verdaderos hombres de montaña".
  • La siesta barrealina es casi una obligación. Para los viajeros, un verdadero disfrute.
  • La Pampa del Leoncito es un gran salar donde se hace carrovelismo y es la locación de un observatorio astronómico. Uno de los cielos más límpidos del mundo para contemplar las estrellas.
  • La pesca con mosca, que es uno de los secretos mejor guardados en Barreal.

Producción y texto: Silvina Bidabehere.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.