Una casa chorizo toma vida tras una reforma

Crédito: Javier Picerno
Hornos, tornos, cientos de piezas de cerámica y un variado grupo de alumnos encontraron su lugar en una casa chorizo reciclada para albergar el noble oficio de la alfarería.
Ana Markarian
Javier Picerno
(0)
24 de agosto de 2016  • 11:18

Buscando un espacio, Carolina dio con una vieja casa chorizo en el barrio de Florida. Emiliano, su pareja, la acompañó en la decisión y en el reciclado, aportando su oficio de carpintero: arreglaron paredes, ampliaron los ambientes, cambiaron aberturas y repusieron vidrios.

Crédito: Javier Picerno

Al momento de valorar una pieza de cerámica, Carolina apunta al carácter artesanal del oficio: “Esas pequeñas diferencias donde se advierte la mano que trabajó la arcilla y la impronta que dejó el torno son las cosas que hacen un objeto único e irrepetible”.

Crédito: Javier Picerno

Crédito: Javier Picerno

Con las clases de cerámica convive Vienede, la carpintería de su pareja, Emiliano, responsable de todo el mobiliario, que incluye la variedad de estanterías que organizan la multitud de piezas. Frente a la mesa de trabajo, cuadro ‘Buda’ (Carolina del Pino).

Crédito: Javier Picerno

Las sillas de madera se combinan con banquetas de hierro regulables (Bruto) para adaptarse a la altura de los alumnos, que tienen desde 3 hasta 82 años.

Crédito: Javier Picerno

A Carolina le gusta decir que “en un principio, todo fue pella” (palabra que define la masa que se une y aprieta), por eso bautizó a su taller Antes Pella. Un homenaje a esa porción de arcilla de la que parte el alfarero y que sus manos transformarán en objeto.

Crédito: Javier Picerno

Para preservar la cantidad de piezas que pueblan los ambientes, hay una regla muy clara: los diseños que no son propios y aún no pasaron por el horno, no se tocan. A los más chiquitos se les explica eso en la primera clase, así como el peligro del fuego, y jamás es un problema.

Crédito: Javier Picerno

Crédito: Javier Picerno

Estantes de cedro exhiben los libros que matizan la espera de los padres junto al ventanal de hierro. Este elemento que terminó de definir el carácter del espacio: apareció inesperadamente después de la mudanza, estaba destruido oculto tras una tela.

Crédito: Javier Picerno

Texto: Lucrecia Álvarez.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.