srcset

Decoración

Blanco, azul y arte en una deslumbrante casa de playa en Sudáfrica

Lucrecia Álvarez
(0)
18 de enero de 2019  

Estamos en Plettenberg Bay, donde el entorno salvaje se transforma en una postal de acantilados y un mar de un turquesa tan intenso que encandila. Hasta allí llegaron Anthea y Anton para proyectar su residencia de vacaciones, delicada tarea para la que convocaron a la interiorista Kim Stephen. Años de amistad sirvieron para que la experta interpretara los deseos de la pareja e incluso mediara en las diferencias. Y listo: un pedacito de paraíso en la Tierra, que deleita a los turistas desde afuera y encanta a quienes tienen el privilegio de asomarse a sus interiores.

Living de líneas contemporáneas que mira a la bahía en la galería que da al mar. Al lado, sólo tres elementos para un expresivo rincón: mesa rústica, fanales de cestería en negro (Loft Living) y cuadro de la artista sudafricana Lyndi Sales.
Living de líneas contemporáneas que mira a la bahía en la galería que da al mar. Al lado, sólo tres elementos para un expresivo rincón: mesa rústica, fanales de cestería en negro (Loft Living) y cuadro de la artista sudafricana Lyndi Sales. Crédito: Warren Heath/ Bureaux

En el comedor, mesa de madera con fanales blancos y jarrones de vidrio transparente.
En el comedor, mesa de madera con fanales blancos y jarrones de vidrio transparente. Crédito: Warren Heath/ Bureaux

La abertura con escultura en madera de Cécile Boyd comunica con un estar informal que, a su vez, está en contacto directo con la cocina

Las clásicas sillas de Verner Panton en versión ratán (Loft Living) acentúan la frescura del comedor ubicado detrás la galería, con la que comparte las vistas. Al sector se le sumó una alfombra artesanal (Mae).

Tres banquetas de madera dan la posibilidad de usar la isla con tapa de cemento alisado como desayunador.
Tres banquetas de madera dan la posibilidad de usar la isla con tapa de cemento alisado como desayunador. Crédito: Warren Heath/ Bureaux

En sintonía con la hoja de ruta de una ambientación sustentada en lo artesanal, en los hallazgos únicos y el arte colorido, se incluyeron fantásticas pantallas. Ejemplo de ello está en trío de luminarias de mimbre (La Grange Interiors) ubicado sobre la isla central, mueble pensado como atractivo "llamador" para atraer a la familia y los amigos a reunirse en la cocina.

"Soy muy amiga de los dueños, y sabía que no sería una típica casa de playa con madera blanqueada, y tampoco queríamos decoración ultramoderna. Lo que buscamos fue una sensación de espontaneidad", explica la interiorista Kim Stephen.

En el living, alfombra tejida en telar (Herringbone).
En el living, alfombra tejida en telar (Herringbone). Crédito: Warren Heath/ Bureaux

La dueña de casa quería mucho color y su marido, poco. Para conciliar las dos posturas, Kim planteó una base neutra con obras que funcionan como portales a una dimensión ultra pop.

Todo un manifiesto boho, este living cumple el manual de estilo al pie de la letra con texturas naturales, animal print y estampas étnicas. Cuesta imaginar un contexto mejor para ‘Please’, el óleo sobre tela de Nigel Mullins.

Para liberar la vista, en los ambientes que dan al paisaje se optó por lámparas de pie de tronco, parte de la exquisita colección de la dueña, más que por modelos colgantes.
Para liberar la vista, en los ambientes que dan al paisaje se optó por lámparas de pie de tronco, parte de la exquisita colección de la dueña, más que por modelos colgantes. Crédito: Warren Heath/ Bureaux

La galería toma de punta a punta el frente que da al mar. En el extremo contiguo al living se ubicó la parrilla con un comedor informal. A continuación, una zona de estar para disfrutar de las sobremesas.

Acentos azules y negros ponen la nota expresiva en la luminosa caja blanca dominada por tonos y materiales naturales.
Acentos azules y negros ponen la nota expresiva en la luminosa caja blanca dominada por tonos y materiales naturales. Crédito: Warren Heath/ Bureaux

Si bien es un hogar familiar, nuestros hijos ya son adolescentes y podíamos darnos el lujo de subir un poco el nivel de glamour
Anthea

El piso blanco de cemento alisado contrarresta el peso del juego de mesa y bancos de madera del comedor diario que hace de fuelle entre un lado y otro de la casa: al frente, el paisaje marino; hacia el contrafrente, la coqueta galería de la pileta.

Del lado de la pileta, las carpinterías de madera y el techo de tejas inspiraron la elección del mobiliario de mimbre en un guiño más tradicional y ciento por ciento marino.
Del lado de la pileta, las carpinterías de madera y el techo de tejas inspiraron la elección del mobiliario de mimbre en un guiño más tradicional y ciento por ciento marino. Crédito: Warren Heath/ Bureaux

Las diferentes zonas de estar tienen una impronta muy propia. En el de la galería, la dueña insistió en darle al piso una terminación texturada en una visión de las típicas construcciones de la costa griega. En la pileta, almohadas flotantes con relleno especial de una sola pieza desarrolladas por la firma sudafricana PoolPillow (se pueden encontrar online en sitios internacionales).

Las sillas con estructura de caoba africana y asiento acordonado están bajo un trío de lámparas colgantes.
Las sillas con estructura de caoba africana y asiento acordonado están bajo un trío de lámparas colgantes. Crédito: Warren Heath/ Bureaux

Siguiendo el estilo marino de la galería, este comedor sorprende con una composición de piezas de rafia en negro, blanco, dorado y azul.

Del otro lado de la pileta, una segunda construcción suma comodidad cuando hay muchos invitados.
Del otro lado de la pileta, una segunda construcción suma comodidad cuando hay muchos invitados. Crédito: Warren Heath/ Bureaux

Un oasis de calma, un polo de diversión... proyectar una casa de vacaciones incluye el desafío de representar las expectativas de todos. En este caso, eso incluyó también el particular estilo de los dueños.

"En muchos casos, cada uno funcionó como límite y contrapunto del resto. En algunos momentos tuve que templar las propuestas más osadas de Anthea, pero también amplió mi universo creativo con ideas muy frescas", cuenta Kim.

La cama, creada por Kim, se complementó con una banqueta con tientos de cuero tejidos a mano y un cuadro de Alexia Vogel.
La cama, creada por Kim, se complementó con una banqueta con tientos de cuero tejidos a mano y un cuadro de Alexia Vogel. Crédito: Warren Heath/ Bureaux

Los dormitorios salen a un balcón corrido con hermosas vistas del océano.
Los dormitorios salen a un balcón corrido con hermosas vistas del océano. Crédito: Warren Heath/ Bureaux

Se proyectó un jardín tupido, un telón de fondo que sube desde la playa como una extensión del médano y abraza la propiedad.

Producción: Sven Alberding/ Bureaux

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.