Espeluznante: los visones sacrificados para prevenir el coronavirus en Dinamarca están emergiendo de la tierra