Arte y política, un romance desigual