Opinión. Carta abierta a la Presidenta