Reformar el sistema político para preservar la libertad

El debilitamiento de las democracias frente a los avances nacionalistas hace necesario idear mecanismos que permitan controlar la acción de los gobernantes y evitar excesos
(0)
2 de julio de 2019  

Desde los orígenes del monopolio de la fuerza que denominamos gobierno, la faena de los espíritus libres ha sido contener el abuso de poder. Aun cuando en ciencia política la teoría apunta a que los aparatos estatales son para proteger y garantizar los derechos de los gobernados, en la práctica se han salido de cauce permanentemente. Como ha consignado Benedetto Croce, la historia es un peregrinar por la libertad; en todos sus tramos apunta a ser "la hazaña de la libertad". Hoy observamos problemas muy graves en cuanto a los desvíos de la sociedad abierta (para recurrir a terminología popperiana), no solo en la región latinoamericana, sino en Europa y en EE.UU., con los constantes ataques del nacionalismo y su xenofobia, y el mal llamado "proteccionismo", que en verdad desprotege a los ciudadanos encerrados en aberrantes fronteras alambradas. Mario Vargas Llosa ha mostrado lo absurdo y altamente perjudicial de "considerar lo propio como un valor absoluto e incuestionable y lo extranjero, un desvalor, algo que amenaza, socava, empobrece o degenera".

Desde los mercantilistas del siglo XVI y Friedrich List, cada tanto surgen las sandeces en torno a la industria incipiente y el "vivir con lo nuestro". Bajo la fachada de las fuentes de trabajo los empresarios prebendarios se alían con el poder de turno para consolidar sus privilegios a contracorriente de los intereses de la gente. Con el argumento de que no pueden competir proponen que de momento se establezcan aranceles, en lugar de comprender que si un proyecto arroja pérdidas en las primeras etapas para luego más que compensarlas con ganancias, son ellos, los empresarios, quienes deben afrontar los quebrantos, y no endosar la carga sobre las espaldas de sus congéneres. Y si se alega que no cuentan con los suficientes recursos para afrontar el cimbronazo inicial, pueden incorporar socios para tal fin. Si nadie acepta involucrarse en ese emprendimiento es por uno de dos motivos: o se trata de un cuento chino (lo cual es habitual), puesto que el retorno sobre la inversión no justifica el negocio o, siendo rentable, hay otros más urgentes, y como todo no puede llevarse a cabo simultáneamente, el proyecto de marras deberá esperar su turno.

En este contexto, buena parte de los gobernantes de las economías del denominado mundo libre despotrican contra balances comerciales desfavorables e intentan modificar la situación con insólitas guerras comerciales. En verdad, lo relevante no es la balanza comercial, sino el balance de pagos que contempla los movimientos de capital. En nuestros casos personales, lo ideal sería comprar, comprar y comprar, sin necesidad de vender nuestros servicios o bienes. Pero eso significaría que los demás nos estarían regalando permanentemente. Idéntico fenómeno ocurre con un grupo de personas que asimilamos a un país: lo ideal sería importar permanentemente sin necesidad de exportar, pero no podemos convencer al resto de que nos regalen bienes y servicios, por lo que no tenemos más remedio que exportar. La exportación es el costo de la importación.

Los nacionalismos y las cerrazones fronterizas (y las mentales) no se percatan de estos principios económicos y en su lugar manipulan el tipo de cambio y los gobiernos se endeudan, lo cual naturalmente produce desajustes mayúsculos. Por esta razón es que Jacques Rueff en The Balance of Payments sugiere enfáticamente que los gobiernos no lleven las estadísticas del comercio internacional, ya que "constituyen una tentación para intervenir, lo cual genera los problemas". En realidad los nexos causales de la economía no se modifican por el hecho de interponerse un río, una montaña o una frontera. Desde la perspectiva liberal, la división del globo terráqueo en naciones es al solo efecto de evitar los riesgos de concentración de poder en un gobierno universal, para fraccionar a su vez en provincias y municipios. Como es sabido, la raza es una fantasía, ya que las modificaciones exteriores son consecuencia de climas diversos y solo hay cuatro grupos sanguíneos distribuidos entre todos los humanos. Es de interés insistir en el ejemplo de los sicarios nazis que tatuaban y rapaban a sus víctimas para distinguirlas de sus victimarios. Esta introducción sobre los dislates de los nacionalismos se hace necesaria para subrayar muy telegráficamente los peligros que enfrenta el mundo de hoy, dado que nuevamente surge esa amenaza.

Ahora bien, ese es el cuadro de situación, y como resultado observamos que la noción de la democracia se ha degradado a niveles que en buena medida han permutado en cleptocracia, a saber, el gobierno de ladrones de libertades, de propiedades y de sueños de vida. Lo contrario de lo expresado por los Giovanni Sartori de nuestra época. Entonces, sin perjuicio de trabajar en terrenos educativos que constituyen la clave del asunto a los efectos de transmitir valores y principios compatibles con el respeto a las autonomías individuales, se torna urgente trabajar las neuronas para imaginar nuevas vallas al abuso del poder político.

Hay diversos frenos y propuestas para el Poder Ejecutivo y para el Poder Judicial, pero en esta nota periodística centro la atención en el Poder Legislativo, para evitar el amontonamiento de personas que en gran parte se burlan de la ciudadanía y hacen negocios con sus cargos, al tiempo que se sienten obligados a promulgar legislaciones que en realidad se oponen frontalmente al derecho en línea con pseudoderechos, es decir, la facultad de echar mano del fruto del trabajo ajeno por la fuerza.

En otra oportunidad sugerí que el Poder Legislativo en ambas cámaras sea ad honorem, no reelegible, como era en algunos cargos gubernamentales en las antiguas repúblicas de Florencia y Venecia. En este caso, luego de haber estudiado las elaboraciones de Edwin Feulner -expresidente la Heritage Foundation-, Natalia Basil -doctoranda en administración de negocios- y Gabriel Gasave -a cargo del Independent Institute de Washington-, concluyo que también puede considerase que los legisladores sean part-time, con un límite máximo de sesiones y trabajando en sus respectivos emprendimientos privados, tal como ocurre en Norteamérica en los estados de Texas, Virginia, Montana, Nevada y Dakota del Norte. Estos sistemas fueron establecidos por los Padres Fundadores al efecto de limitar el ímpetu legislativo y para que se centraran exclusivamente en la preparación y el contralor presupuestario y en el dictado de leyes que tuvieran como solo objeto la protección de los derechos de la gente, siempre anteriores y superiores a la misma existencia del gobierno.

Incluso Leonard Read insistía en que no se recurra a la expresión "gobierno" y se reemplace por la de "agencia de seguridad", puesto que aquella denominación "equivale a llamar gerente general al custodio de una empresa". En el tercer tomo de Law, Legislation and Liberty, el premio Nobel en Economía Friedrich Hayek sostiene que si queremos que los principios de la sociedad libre sobrevivan es indispensable reformar nuestro sistema político. Si no nos parece lo sugerido, propongamos otras medidas, pero no es responsable quedarnos con los brazos cruzados esperando un cataclismo.

Presidente de la sección Ciencias Económicas de la Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.