La vara ideológica pesa en la región. Dudosa convicción democrática