La Biblioteca del Congreso, una viga en el ojo de Macri