Nunca es triste la verdad. Lanata es malo-malo, y es el jefe de la oposición