María Elina y las fantasías de una mujer sola

La reconocida ilustradora de libros para niños y dibujante exhibe en la galería Mar Dulce obras inspiradas en la crianza de los hijos
Daniel Gigena
(0)
22 de septiembre de 2016  • 16:35

Las virtudes de los animales se transmutan en sus pinturas en cualidades emocionales y ópticas
Las virtudes de los animales se transmutan en sus pinturas en cualidades emocionales y ópticas Crédito: Gentileza galería Mar Dulce

Creadora de un universo impar, poblado de seres híbridos, criaturas que parecen haberse cansado de ser simplemente humanas y encuentran cobijo a la sombra de flores gigantescas, María Elina (Buenos Aires, 1975) es una artista de la miniatura y el souvenir. Pero los suyos son souvenirs de una utopía en proceso, en la que una convivencia entre pájaros, mujeres, conejos, lobos y niños se vuelve posible. Las miniaturas, escribió Susan Stewart en El ansia, no están atadas al tiempo histórico. Las imágenes de María Elina tampoco. No todavía.

Sola, el título de su nueva muestra en la galería que la representa ( Mar Dulce), se puede leer de diferentes maneras. Por un lado, es una muestra solista, con 23 acuarelas de distintos tamaños (hay una enorme en la vidriera del local). Por otro, hace referencia a su experiencia como madre y al tiempo en que estuvo a solas con el bebé recién nacido.

“Comencé esta muestra después del nacimiento de mi tercer hijo y luego de pensarlo mucho la titulé así -cuenta-. Tardé casi dos años en producir estas obras, intercalando el trabajo con mis tareas cotidianas de madre. En ese tiempo, que parece detenido, me sentí realmente muy sola, y me refiero a que uno transita algo imposible de nombrar y de transferir. Los días se redujeron a la casa, el patio, las plantas.”

"Sola" además es una palabra modesta, de dos sílabas, que un niño que comienza a hablar podría repetir: mamá, papá, gato, sola. En las obras de María Elina hay textos: secuencias de una misma palabra que se enroscan y desarrollan como hiedras (también se puede ver una acuarela con hojas de hiedra) y que evocan el idioma privado de una madre con su hijo.

“Estas imágenes son también esas cosas que observaba como por primera vez todos los días para mostrarle a mi bebé y contagiarme su asombro –dice María Elina-. Repetir su nombre hasta que el nombre no es nada y da risa su sonido, gato, flor, la mano, manito, la cara que se esconde y aparece, la enredadera que planté antes de que él naciera.”

Las plantas, reflejadas en sus obras, forman parte de la vida íntima de la artista
Las plantas, reflejadas en sus obras, forman parte de la vida íntima de la artista Crédito: Gentileza galería Mar Dulce

El mundo, un refugio

Las obras de María Elina van de lo privado al mundo exterior en busca de refugio. Es un movimiento osado en los tiempos que corren, pero quizás necesario. A ese mundo conviene llegar como un ave, como conejo, como mujer tatuada con flores, con un pájaro enorme desmayado en los brazos, en un torbellino verbal de canciones de cuna.

Las virtudes de los animales se transmutan en sus pinturas en cualidades emocionales y ópticas. La timidez de los pájaros se reemplaza por un aire totémico, casi egipcio; el abrazo con un lobo en el aire se pliega como un ala; un gato observa el entorno protegido tras una nube escrita. Del país de los libros ilustrados para niños María Elina volvió con cierto candor escéptico, una especie de clarividencia sin sentimentalismo.

Marina Yuszczuk señala que María Elina forja un imaginario femenino apoyado en la experiencia personal. Esa figura, en un sentido retórico, sin duda está presente en Sola. “Estas imágenes son el mundo donde decidí guardar esta experiencia para recordarla, porque por alguna razón muchas de estas cosas, increíblemente, se olvidan”, señala.

Las flores son un capítulo aparte en la muestra. Hibiscus, dalias, úteros con pensamientos y orquídeas, coronas de rosas y flores silvestres contempladas con atención pueblan las acuarelas y, curiosamente, “despueblan” las imágenes. En muchas de esas obras no hay criaturas, ni mixtas ni simples, junto a las flores. Ellas son las protagonistas exclusivas.

La flor es una instancia central de la historia de las representaciones visuales: un órgano sexual, el más bello adorno, la imagen de lo perecedero, de la vanidad, del arte inimitable de la naturaleza (y a su vez el más imitado), el obsequio de los enamorados y el tributo de la despedida. En Sola las flores muchas veces están solas en los cuadros, dispuestas a que se las observe con atención y afecto.

Se puede visitar hasta el 22 de octubre.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.