Nota de tapa. Saer, el persistente. La vigencia del escritor que creó su propio paisaje