A 150 días de la cuarentena, la aprobación de Fernández detuvo su caída pero crece la preocupación por la economía

La imagen positiva del Presidente se estabilizó tras varias semanas de caída; aunque se mantiene el apoyo a la cuarentena, hoy son mayoría los que piensan que el futuro de las finanzas debe tratarse como tema prioritario
La imagen positiva del Presidente se estabilizó tras varias semanas de caída; aunque se mantiene el apoyo a la cuarentena, hoy son mayoría los que piensan que el futuro de las finanzas debe tratarse como tema prioritario Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Alan Soria Guadalupe
(0)
16 de agosto de 2020  • 02:13

El panorama que describen las encuestas al haberse cumplido los 150 días de cuarentena demuestran una estabilización de la imagen del presidente Alberto Fernández en porcentajes mucho menores que los que registró en su pico de popularidad, en abril, al tiempo que la preocupación por la situación económica registró un salto importante en las últimas semanas y desciende el apoyo a las restricciones de circulación.

La gestión del Gobierno conserva niveles mayoritarios de aceptación. En los meses que pasaron desde que se decretó el aislamiento, el 20 de marzo, el apoyo subió acompañado por el temor a contagiarse y por el visto bueno a las políticas para evitar los contagios (que todavía se mantiene alto). Sin embargo, a medida que comenzaron a verse signos de hastío por la cuarentena y el impacto cada vez más fuerte en la economía -sumado a algunas decisiones de gobierno que acercaron al Presidente al sector más duro del kirchnerismo-, la aprobación del mandatario ingresó en una pendiente descendente que, según muestran los últimos sondeos, comienza a mostrar unos signos tímidos de estabilización alrededor de 20 puntos por debajo de su pico. El crecimiento del temor por el impacto económico de la cuarentena fue inversamente proporcional a la caída de imagen del Gobierno.

Según el último informe de la consultora Aresco, a principios de abril existía una brecha inmensa entre los que consideraban que la cuestión que requería atención prioritaria era el coronavirus (79,4%) y la economía (15,7). Al pasar las semanas y los meses, las curvas comenzaron a acercarse hasta tocarse por primera vez en la primera semana de julio. Unos días antes se había conocido el dato de que la economía había caído un 26,4% interanual en abril, registrando el mayor desplome de la historia.

Las curvas se mantuvieron estables, ambas alrededor del 47%, hasta la tercera semana de julio, cuando la preocupación con al economía comenzó a subir fuerte y mantuvo su escalada tras el anuncio del Gobierno de acuerdo con los acreedores, a principios de ese mes. Actualmente, quienes creen que la economía debe ser prioritaria son el 55,6% de los encuestados, mientras que los que aún consideran al coronavirus como prioritario cayeron al 41,1%.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, y el presidente Alberto Fernández
El ministro de Economía, Martín Guzmán, y el presidente Alberto Fernández Fuente: Archivo

El sondeo más reciente de Opinaia, en tanto, muestra que el temor por la economía es alto, pero también exhibe cierto optimismo. La mayoría de los encuestados considera que si bien el coronavirus afecta a la economía, se podrá "salir adelante". El 54% se expresó así en mayo y en junio y el 57% en julio. En ese plazo hubo un descenso también de quienes creen que habrá "grandes dificultades" en el futuro. El porcentaje bajó de 42% en mayo a 37% en julio.

Al mismo tiempo, el presidente Fernández detuvo su caída en las encuestas e incluso exhibió una tímida suba. Todos los sondeos coinciden en que el mandatario tuvo su pico de aprobación en las primeras semanas del aislamiento en valores superiores al 80%. Los números, inusualmente elevados, se desinflaron a medida que se apilaban las extensiones de las cuarentenas y comenzaban a aparecer expresiones del kirchnerismo duro. El mayor escalón hacia abajo en la curva de su imagen positiva se dio en torno al anuncio de expropiación de la cerealera Vicentin.

Sin embargo, en las últimas semanas, se estabilizó. Según Poliarquía, la gestión del Presidente en relación al coronavirus frenó el descenso en la segunda semana de julio, cuando tocó el 59% de aprobación, que se mantuvo por el resto del mes y subió un punto en la primera semana de agosto. Aresco, en tanto, lo ubica en 60,1% en julio y en 60,8% este mes.

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ganó capital político durante la cuarentena
El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ganó capital político durante la cuarentena Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Fernández se mantiene como el político mejor valorado, en conjunto con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta que, a diferencia del mandatario, fue ganando capital político hasta acercarse al del mandatario. Opinaia exhibe al macrista con una imagen positiva cercana al 61%, cinco puntos debajo de Fernández. Al comienzo de la pandemia, Fernández rozaba el 55% y Larreta se ubicaba debajo del 45%.

Synopsis, por su parte, también registró un freno en una caída que percibía pronunciada en la evaluación del desempeño del Gobierno. La valoración positiva se ubica en el 42,1%, mientras que la negativa la superó por primera vez desde el comienzo de la pandemia (44,3%).

El futuro de la cuarentena

El apoyo a la cuarentena registra un descenso sostenido, pero todavía es mayoritario
El apoyo a la cuarentena registra un descenso sostenido, pero todavía es mayoritario Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

La opinión pública registra un descenso sostenido en el apoyo a las medidas de aislamiento. El balance de los 150 días de cuarentena que elaboró Opinaia muestra que, en abril, los que estaban "muy de acuerdo" o "bastante de acuerdo" en la cuarentena alcanzaban el 94%, pero ese número cayó progresivamente en mayo (81%), junio (76%) y julio (72%).

La clave, sin embargo, está en la composición de aquellos que están de acuerdo con mantener las restricciones a la circulación. En abril, el 74% del total estaba "muy de acuerdo" con la cuarentena, pero ese grupo descendió al 38% en julio, equiparándose con el 34% de los que dijeron estar "bastante de acuerdo". Al mismo tiempo, el rechazo a la cuarentena subió del 5% al 26%.

En ese sentido, el 50% cree que la cuarentena estricta debe quedar atrás, ya sea levantando las restricciones por completo (7%) o con más flexibilizaciones (43%).

Sin embargo, solo una minoría cree que el aislamiento se levantará en el corto plazo. Solo el 23% considera que se volverá a la normalidad "en menos de un mes" o en "dos meses", mientras que el 40% cree que ese momento llegará en "3 meses" o en "4 meses o más". El 38% no contestó.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.