A 40 años de la jugada más brutal y sangrienta de las Fuerzas Armadas