A días de dejar el poder, Peña hace autocrítica y dice con el macrismo "la vara quedó muy alta"

Marcos Peña durante la entrevista con LA NACION en la quinta presidencial de Olivos
Marcos Peña durante la entrevista con LA NACION en la quinta presidencial de Olivos Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot
Santiago Dapelo
(0)
29 de noviembre de 2019  • 18:45

Ya percibe el cambio de época, su teléfono ya no suena con la insistencia que lo hacía hace unos meses. Pero no hay lamento, más bien alivio. Es que el 10 de diciembre habrá cumplido 1460 días como jefe de Gabinete. Así, a días de dejar la Jefatura de Gabinete, Marcos Peña, comenzó a delinear su nuevo rol fuera del poder. "Me voy a correr de las decisiones políticas, no voy a tener un rol ejecutivo", dice la mano derecha del presidente Mauricio Macri.

Medido, como siempre, el ministro coordinador tiende puentes con la mirada puesta en el futuro. El desafío que viene es mantener la unidad de Juntos por el Cambio con el objetivo de volver al poder. Y, después del golpe de la derrota, de la cual asume parte de la culpa, lanza un mensaje para los socios del macrismo en clave electoral. "Todas las categorías en el 2021 y 2023 tienen que ir a internas", adelanta.

En una entrevista con LA NACION, en la quinta presidencial de Olivos, Peña destaca que "Mauricio y Cristina Kichner son dos dirigentes que tienen una representatividad y una legitimidad muy importante" y se defiende por las críticas sobre la gestión económica: "Si es solamente por los resultados económicos todos los gobiernos argentinos tienen un saldo negativo". Además, le deja una advertencia a Alberto Fernández y su equipo: "Guarda con creer que son expertos en el Estado y que ya conocen la botonera. Cambiamos la botonera por un Ipad".

-A usted le cargan la responsabilidad del fracaso electoral. ¿Cómo asume eso?

-De la misma manera que asumía que decían que era el artífice de los triunfos, con tranquilidad y perspectiva. No creo que sea así. Somos un equipo que ha logrado cosas importantes en la Argentina en los últimos 15 años, lo importante es tener equilibrio y humildad.

Marcos Peña durante la entrevista con LA NACION en la quinta presidencial de Olivos
Marcos Peña durante la entrevista con LA NACION en la quinta presidencial de Olivos Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

-¿Pero se siente responsable?

-Fui jefe de campaña y me hago cargo del resultado.

-Da la sensación después de las marchas del "Sí se puede" que Macri tuvo su redención y usted cargó con las cuentas negativas. ¿Coincide?

-Siempre está la tentación de buscar un culpable de los males y entiendo que cuando asumís la Jefatura de Gabinete te ponés en fila para eso. Perdimos y eso implica no haber cumplido el objetivo, pero sacamos casi 41% de votos, tenemos 119 diputados, 28 senadores y un enorme futuro político.

-Llegaron al poder con el discurso de pobreza cero y se van con más pobres. De reducir inflación, se van con el doble. ¿El Gobierno fracasó en materia económica?

-Hago mío el diagnóstico de Hernán Lacunza, no pudimos generar resultados en el día a día de la economía de la gente y en esas variables, que son las más sensibles como lo son la inflación y la pobreza, pero creo que avanzamos en muchos temas estructurales en los que era necesario avanzar y que hoy hacen que estemos en una mejor situación que en 2015. Tipo de cambio competitivo y una balanza comercial superavitaria, tenemos energía, que antes no teníamos.

-Pero en la inflación y la pobreza, ¿qué falló?

-Separaría el tema de pobreza en dos: una parte que tiene que ver con los ingresos y que está muy atado a la inflación. Y en lo que tiene que ver con la inflación claramente no logramos los consensos económicos y políticos necesarios para poder salir de esta dinámica en las que estamos hace muchas décadas. Eso impacta directo en el indicador de pobreza.

-¿Hubo una subestimación del problema o una sobreestimación del equipo para enfrentar a la inflación?

-Me parece que hubo una sobreconfianza en que el mejor escenario iba a ocurrir, así se subestimaron dificultades locales e internacionales.

-¿Qué grado de responsabilidad cree que tiene en el hecho de que haya vuelto, según lo que dijeron ustedes, el gobierno más corrupto de la historia?

-Hay una idea subyacente, no siempre expresada con esa claridad de que nuestra tarea era meter presa a Cristina, eliminar al kirchnerismo como fuerza política y ayudar a crezca una alternativa moderada.

-Era un reclamo de parte de la base de Cambiemos.

-Sí, sí. Un montón de gente lo pedía. Pero eso era incoherente con una mirada de valores republicanos y de entender que son los ciudadanos los que eligen a los representantes y no al revés. Mauricio y Cristina son dos dirigentes que tienen una representatividad y una legitimidad muy importante. La responsabilidad que nos toca, en todo caso, es que no logramos construir una mayoría que permitiese continuar la tarea de transformación.

-¿Cómo cree que será evaluado el Gobierno?

-Ante todo, como el Gobierno que ancló una referencia de una forma de gobernar distinta en la Argentina. Hay una valoración de Mauricio Macri como demócrata, en un país en el que hubo pocos demócratas. Una persona que promovió la paz y el diálogo, con errores y aciertos.

-En el peronismo hablan de que se termina un mal gobierno.

-Este es un gobierno que se va con 40% de aprobación, con dos millones de personas en la calle, que tiene un vínculo emocional y de afecto que hace que mucha gente que no vaya a comprar ese discurso.

-La base de la crítica se sostiene en los malos números económicos.

-Si uno tiene que ser evaluado por los resultados económicos solamente todos los gobiernos argentinos tienen un saldo negativo. A los argentinos le importan los valores, no es verdad que solo votan por el bolsillo. Eso tiene que llevar a la reflexión a todos porque la vara quedó muy alta.

-¿Macri es el dueño del 40%?

-No hay dueño de los votos.

-Pero el Presidente se paró, a partir de eso, como líder del espacio y ahí hay una puja con distintos sectores pretenden discutirlo. ¿Cómo se ordenará esa disputa?

-Para mí la discusión es parecida a la que se dio estos cuatro años con Cristina Kirchner. La representación la elige el ciudadano, no el dirigente. Si no estaríamos llenos de campeones del mundo que, de acuerdo a su autoestima, tendrían un montón de votos que después no los sacaron. Macri es parte de una categoría en sí misma, al igual que Cristina, de argentinos que llegaron a presidente.

Marcos Peña durante la entrevista con LA NACION en la quinta presidencial de Olivos
Marcos Peña durante la entrevista con LA NACION en la quinta presidencial de Olivos Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

-¿Cómo sostendrá ese capital político fuera del poder?

-Esa otra discusión. No lo veo a Mauricio reclamando todos los días que lo reconozcan como su líder. No es así. Macri va a dar lugar a un montón de liderazgos que quieren crecer, es compatible con su rol. El desafío número uno para Juntos por el Cambio pasa por la unidad como proyecto de poder con el objetivo de volver al poder.

-¿No es un riesgo impulsar la marcha del 7 teniendo en cuenta el antecedente de la multitud en la 9 de Julio?

-El miedo es un mal consejero en política, si fuese por miedo no hubiésemos hecho ninguna marcha del "Sí se puede". Esta marcha nació en la gente, nosotros nos estamos sumando. No se trata de cantidad de gente ni de comparar. La marcha del 24-A fue más chica que la del Obelisco, pero fue más determinante.

-¿Hubo una subestimación de lo que significa administrar al Estado?

-No podés resumir la administración del estado en tres variables económicas. Eso es dar la razón a los que dicen que la cultura del poder y la institucionalidad son cosas que no le importan a nadie. Una de las alertas que les digo a los que vienen, guarda con creer que son expertos en el estado porque cambiamos la botonera por un Ipad. La digitalización fue integral, avanzamos 30 años en cuatro.

-¿Qué hará el año que viene?

-Voy a combinar un período de reflexión para analizar y procesar lo que fui viviendo y hacer mi aporte político desde ese lugar. Me voy a correr de las decisiones políticas, no voy a tener un rol ejecutivo. Y tengo bastante demanda de acciones de consultoría afuera.

-¿Cuál es su opinión sobre las decisiones y acciones que tomó hasta ahora Fernández?

-Por mi sesgo optimista trato de pensar lo mejor y desearle lo mejor. Necesitamos como país que le vaya bien y tenemos que estar con esa predisposición.

-¿Le preocupa la injerencia de Cristina Kirchner en el armado de su gabinete?

-La Argentina entra en una etapa inédita de bicoalicionismo en lugar de bipartidismo. Son dos coaliciones que tienen la enorme proporción de la representación y ninguna teniendo todo el poder. Es una enorme oportunidad para encarar una democracia negociada. El que gobierna será Alberto Fernández, cómo administra su relación interna es un tema de él.

-¿Cómo se preparan para transformarse en oposición?

-Hay dos miradas. Hay muchos que plantean plantarse en una postura de resistencia total y otros hablan de generar acuerdos. Lo que digo es que hay que hacerlo con una identidad. Hoy pienso que nos faltó más espacio de acuerdo y diálogo con el kirchnersimo.

-Es decir, que se reuniría con Máximo Kirchner, por ejemplo.

-Me reuniría con todos. Tuvimos un par de problemas para lograr eso en este gobierno, creo que delegamos mucho la acción política y eso fue un error. Y ellos al plantarse en una postura de resistencia se aislaron mucho.

-Habló de que fue un error delegar la acción política. ¿A qué se refiere?

-Nosotros construimos una organización donde tratamos de definir responsabilidades muy claras y creo que eso permitió avanzar en muchas agendas. Esto lo charlamos mucho con Emilio [Monzó], la acción política es algo que todos tienen que hacer, no solo unos pocos. Es algo para repensar.

-Ayer Monzó lanzó su agrupación con críticas hacía el estilo de liderazgo y construcción política de Macri. ¿Hay una ruptura?

-Tengo un enorme afecto y respeto por Emilio. Siento que es un hermano en esta construcción, más allá de los matices que los dos siempre planteamos. Es muy importante que canalice su vocación territorial en Juntos por el Cambio.

-De esta manera, aunque falta una eternidad, podría darse una PASO entre Monzó y Vidal, quien lo proscribió de la provincia cuatro años.

-Todas las categorías en el 2021 y 2023 tienen que ir a internas. La competencia tiene que estar totalmente abierta si queremos mantener la unidad. Tiene que generarse un espacio de competencia.

-LA NACION le muestra una fotografía en la que está jurando hace cuatro años.

-[Se ríe] Parece que pasaron 20 años.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.