A un año del 13-S las cacerolas le dejan el lugar a la política