“Al desleal se le aplica el reglamento”

El caudillo justicialista aseguró que la actitud de Carlos Díaz le produjo “repugnancia”
(0)
27 de noviembre de 2002  

SANTIAGO DEL ESTERO.- El veterano caudillo Carlos Juárez, que aprieta en un puño el poder de esta provincia, rompió anoche con el misterio. En una entrevista con LA NACION, admitió que la sorpresiva renuncia del efímero gobernador Carlos Díaz había sido producto del escándalo en el prostíbulo regenteado por el cuñado del ex mandatario, donde apareció asesinada una chica. “He tenido una sensación de repugnancia” con respecto al gobernador, fue la frase que eligió el conductor del PJ para mandar al destierro a su ex protegido político, sin mencionarlo por su nombre en toda la conversación.

Juárez aseguró que quería evitar el llamado a elecciones para gobernador, el mes próximo y se mostró misterioso a la hora de precisar si su mujer, la vicegobernadora electa, Mercedes Marina Aragonés, conocida como Nina, iba a administrar la provincia. Dijo que viajaría hoy a Buenos Aires, donde ella vive, “para persuadirla”.

–¿Por qué renunció Díaz?

–El ex gobernador, al que le brindé toda mi confianza, me sorprende ingratamente con una noticia insólita, de la que me enteré en un canal de TV en Buenos Aires, donde me sacudían por una cantidad de hechos. Veo con la más ingrata sorpresa que mi fotografía había tomado toda la pantalla y me atribuían la cobertura de un asesinato que se había producido en un prostíbulo de Santiago y que presuntamente yo había contribuido para que quedara en el silencio. He tenido una sensación de repugnancia con respecto al gobernador. El autor del asesinato de esta chica es el cuñado del gobernador. Me causó una indignación extrema y a mi señora también, que estamos acostumbrados a actuar con una ética que jamás hemos abandonado. Nos quedamos ingratamente azorados con mi señora ya que el gobernador acostumbraba a tomar café con nosotros todos los días y no tuvo el coraje ni la dignidad de informarnos de este suceso que nos salpicaba... no a él porque él no aparecía en las noticias sino al gobernador, el gobernante (sic).

–A ustedes..., ¿por qué los salpicaba?

–Porque hablaba de mí.

–¿Por qué no lo mencionaba a Díaz?

–Porque era una campaña en contra de mí, para perjudicarme.

–¿El había estado implicado en esa campaña?

–No. Simplemente él quiso dejar inadvertido y desinformado a mi persona y a la de Nina, porque barruntaba lo que le iba a pasar si nosotros nos enterábamos. No tenía derecho a quedarse callado. Le correspondía, no sólo informarnos de este hecho sangriento de su cuñado, sino haberle exigido que cerrara el prostíbulo. ¡Cómo no va a advertir el daño que nos estaba produciendo a nosotros, que lo impulsábamos como candidato a gobernador.

–¿En lo personal Díaz estuvo involucrado en el episodio del prostíbulo?

–Yo creo que no. Es un hombre serio, pero tenía la obligación de informarme a mí y a mi señora que el cuñado tenía un prostíbulo abierto. De manera que incurrió en una falta gravísima. Si quería evitar una pérdida de dinero, se le da un puesto cualquiera para hacerle ganar algún dinero, pero no incurrir en este silencio cómplice. Pero el viernes me sorprendí gratamente por una autoconvocatoria de diputados que se habían reunido y yo ni la había citado, que estaban indignados y le pidieron la renuncia. El se debe haber informado y entonces, antes de someterse al acoso de un enjambre de diputados, se apresuró a renunciar.

–¿La interna partidaria no metió la cola? Se decía que era menemista.

–No..., jamás de los jamases (sic). El decía que iba a estar en contra de Menem tanto es así que concurrió al congreso nacional del Partido Justicialista.

–También se habló de que quería abrirse de su conducción partidaria...

–Pura chismografía. Acá nadie quiere hacer eso, sobre todo en este momento, porque sabe lo que le va a ocurrir: va a terminar su carrera política.

–¿Por qué?

–Alguien que incurre en un acto de deslealtad, inconducta o traición partidaria se le aplica el reglamento...

–¿El PJ santiagueño no permite oposición interna?

–Acá oposición, no... Por primera vez en la historia hubo unanimidad total en esta decisión.Si alguien quiere hacer oposición a mí, que lo haga, pero eso no ha ocurrido hasta ahora porque ésta es una provincia muy bien administrada desde hace años. Jamás ha tenido déficit presupuestario. ¿Quién va a hacer oposición dentro de este partido cuando se cumple con el pueblo? Hace 50 años que presido el partido por pedido del general Perón.

–¿Su esposa va a asumir o no en diciembre?

-Esta es la incógnita. Ella nunca ha querido cargos públicos porque no le gusta el exhibicionismo. Ahora está atravesando una situación física un poco compleja, porque se levanta a las cinco de la mañana y es la primera en entrar a trabajar y esto la ha minado, tiene un estrés bastante pronunciado. A veces pasa noches enteras sin dormir. Yo me preocuparía mucho si ella aceptara una cosa de estas..

–O sea, que no va a aceptar...

–Quizá sus mujeres la dobleguen...

–Pero si no acepta tiene que convocarse a elecciones.

–Este es un tema que estamos analizando, por eso yo viajo mañana a Buenos Aires (donde vive Nina Aragonés) para tratar de persuadirla que se eviten las elecciones.

–¿Usted volvería a presentarse como candidato?

–No, implica mucho sacrificio. Además no podría hacerlo porque el marcapasos me lo impide. Pese a eso sigo trabajando en la política, no necesito ser gobernador ni diputado con cargo alguno. A la política juré servirla.

–¿Usted maneja los hilos de la provincia pese a no ser gobernador?

–Cuando hay un gobierno de los nuestros, me piden la opinión y yo se las doy, nada más. No exijo nada.

–¿Le tienen miedo en su partido?

–¿Miedo? Será que han cometido alguna fechoría política. El que no lo hizo no tiene por qué tenerme miedo. Si han incurrido en eso, como este señor, me tienen miedo porque viene la sanción.

–Se respira un respeto reverencial de los dirigentes hacia usted.

–Porque ése es el respeto que yo le tengo a los dirigentes. No soy prepotente. Yo me ocupo de la gente y trato con la misma cordialidad a los campesinos.

–¿No es genuflexión?

–No..., es el respeto con el que trato a los demás.

Moreno, gobernador interino

SANTIAGO DEL ESTERO.- La Cámara de Diputados provincial, con la fuerza numérica del justicialismo, formalizó en una breve sesión ordinaria y sobre tablas la aceptación de la renuncia indeclinable del gobernador Carlos Ricardo Díaz y permitió la asunción en forma interina del Poder Ejecutivo del titular del cuerpo, Darío Moreno.

Esto se dio porque se aprobó la extensión por 30 días de la licencia por enfermedad de la vicegobernadora, Mercedes Marina Aragonés, esposa del hombre fuerte de la provincia, Carlos Juárez.

Moreno ocupará la gobernación durante ese plazo. Luego, la líder de la rama femenina justicialista se debería hacer cargo automáticamente de la primera magistratura. De lo contrario, se producirá la acefalía en el gobierno y, en cinco días, se deberá convocar a elecciones. Díaz había asumido hace menos de un mes, tras ganar por más del 60 % de los votos.

La sesión tuvo ribetes de agitación cuando previo a la votación, por mediar una moción de orden, no se habilitó al presidente de la bancada radical, Eduardo Abalovich, a exponer sobre este episodio institucional. Sí alcanzó a hacerlo Ana Alzogaray, del mismo bloque, que calificó al caso de “papelón jurídico” y resaltó que no era un hecho menor y juzgó de poco transparentes los motivos enunciados en la renuncia de Díaz. Y, pidió que se aclaren las cuestiones morales endilgadas a Díaz para que se haya precipitado su dimisión.

El escándalo político santiagueño

Protagonistas

  • Carlos Díaz. Renunció el sábado último a la gobernación santiagueña. Se lo vinculó con el menemismo y con un intento por conformar un espacio de oposición provincial para combatir a Carlos Juárez.
  • Darío Moreno. El titular de la Cámara de Diputados asumió como gobernador porque la esposa de Juárez, María Aragonés, electa vicegobernadora, adujo problemas de salud.
  • Carlos Juárez

  • El ex gobernador de Santiago del Estero y titular del PJ provincial admitió ayer que la renuncia de Díaz se produjo por un escándalo en un prostíbulo regenteado por el cuñado del ex mandatario.
  • “A alguien que incurre en un acto de deslealtad, inconducta o traición partidaria se le aplica el reglamento”, dijo Juárez a LA NACION.
  • “¿Quién va a hacer oposición dentro de este partido cuando se cumple con el pueblo?”, se preguntó el viejo caudillo provincial.
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.