Alarma en las provincias por cómo afrontar los gastos y la deuda en plena crisis

Prevén una caída en la recaudación y se exploran mecanismos para pagar sueldos y afrontar la deuda
Prevén una caída en la recaudación y se exploran mecanismos para pagar sueldos y afrontar la deuda Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Gabriela Origlia
(0)
24 de marzo de 2020  • 14:32

CÓRDOBA.- Por el impacto económico de la pandemia del coronavirus , hay gobernadores que instrumentaron medidas de recortes en el gasto estatal, como Rodolfo Suarez, en Mendoza, o Gustavo Saenz, en Salta. También hubo otros mandatarios que avanzaron en paliativos para privados, como Córdoba y La Rioja. Está claro que registrarán una caída de ingresos y aumento de gastos, y que deberán pensar en esquemas de "ahorros forzosos" que aunque no compensen colaboren a desequilibrar menos. Si se toman las crisis de 2001 y 2009, en la primera hubo provincias que cayeron hasta 17,5% y en la de 2009 (que combinó la internacional de 2008 con la sequía), 7,5%. Son los espejos que miran los economistas para hacer proyecciones.

Los economistas descuentan que, en un escenario optimista, este será un año de tres trimestres para la mayoría de las actividades; es decir que se suprime un cuarto del PBI. En ese contexto, insisten en que la prioridad debe ser preservar al máximo a los sectores intensivos en mano de obra y no tomar medidas coyunturales con efectos estructurales.

Fernando Marull, director de la consultora FMyA, proyecta que –si en mayo la actividad retornara a niveles medianamente regulares- el PBI caería 3,7% (dos puntos más de lo esperado en diciembre), el déficit cerraría en 2,5% (por caída de recaudación y suba de gasto). Si en cambio la crisis se prolongara por siete meses, la baja sería de 7%. "El mundo se parece al 2008/09, pero la Argentina está peor que entonces. Las provincias venían en línea con la recesión nacional; algunas peor como Tucumán, Chaco, La Rioja y Catamarca y otras, algo mejor, como CABA, Neuquén, Córdoba y Santa Fe", señala.

Desde el Ieral, su presidente Marcelo Capello, advierte que la mayor parte de las familias gastan menos que antes de la cuarentena, lo que le daría al Estado la posibilidad de reducir algunos "gastos prescindibles a corto plazo, que no tengan que ver con la salud, la seguridad y las ayudas sociales". En esa línea plantea que durante dos o tres meses, los sueldos de funcionarios públicos, legisladores, jueces y empleados públicos en general -cuyos ingresos superan un determinado monto (por ejemplo, dos salarios privado promedio, unos $100 mil- se paguen con títulos públicos en modalidades a resolver.

Esos títulos deberían vencer durante 2021 para los agentes de más altos ingresos, y entre 2021 y 2023 para los funcionarios, legisladores y jueces. "Así podría financiarse una porción del mayor gasto público disparado por la pandemia, morigerando la emisión de dinero. El mismo objetivo podría lograrse también reperfilando los vencimientos de deudas en pesos por algunos meses o el resto del año", describe Capello.

Para Marull esta crisis golpeará más a los servicios que al campo, por lo que por ejemplo la Ciudad de Buenos Aires estará más golpeada, al igual que otras ciudades que dependen más de ese sector. La baja del precio internacional del petróleo también castigará a Chubut y Neuquén; mientras que la actividad agropecuaria sería determinante para que el interior de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe estén "algo mejor" que el resto.

Desde el Ieral ratifican que las provincias deberán gastar más en salud y seguridad, y también en programas sociales y ayudas a la población. Recuerdan que la gran mayoría de los hospitales son provinciales y también hay municipales y ahora urge proveer a las terapias intensivas y contar con personal: "Será fundamental la coordinación entre todos los niveles".

Vencimiento de deuda

En esta emergencia no todos los distritos parten desde la misma línea; hay algunos con más urgencias que otros. En abril hay vencimientos de deuda por US$100 millones de Buenos Aires, Chubut, Córdoba y Neuquén. Marull entiende que las dos primeras refinanciarán. "Las transferencias de la Nación serán claves", agrega.

Capello deja en claro que financiar el mayor gasto público nacional y provincial sólo hay emisión de dinero (a nivel nacional) y recortes transitorios de gastos prescindibles: "Mientras más ahorro, menos deberá aumentar la emisión y se morigerará su impacto inflacionario que podría darse a mediano y largo plazo, una vez superados los mayores problemas generados por la pandemia".

Admite que se deberá avanzar, seguramente, en postergar vencimientos en servicios públicos, asistencia financiera de bancos oficiales a empresas paradas con problemas para pagar salarios, postergación de vencimientos de impuestos provinciales (IIBB, inmuebles, automotores) para sectores o grupos vulnerables y asistencia con alimentos y artículos de limpieza para sectores poco bancarizados y con difícil acceso a la distribución domiciliaria.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.