Alberto Fernández ya prepara una campaña "de presidente"

Alberto Fernández
Alberto Fernández Crédito: Facundo Pechervsky
El candidato del Frente de Todos engordará su agenda internacional con un viaje a México y planea las primeras medidas en el caso de llegar al poder; visitas a Córdoba y Mendoza, dos provincias claves
Gabriel Sued
(0)
8 de septiembre de 2019  

En viaje hacia la Argentina tras su visita a España y Portugal , Alberto Fernández no terminó de definir la agenda de la primera semana de campaña, de cara al 27 de octubre. Pero ya sabe que el 19 de septiembre estará en Ciudad de México , por invitación del presidente de ese país, Andrés Manuel López Obrador , y que se verá con empresarios con intereses en la región.

El refuerzo de su agenda internacional marca la etapa que se abre para él hasta las elecciones, según describen en el Frente de Todos . Confiado en que la victoria en primera vuelta está asegurada, Fernández no hará una "campaña de candidato", sino "campaña de presidente", concentrada en transmitir tranquilidad a los sectores de poder sobre cómo sería su gobierno.

"Nos tenemos que poner a trabajar en lo que viene", instruyó el candidato del Frente de Todos a su equipo desde la Península Ibérica, donde s e reunió con el presidente del gobierno español , Pedro Sánchez; con el primer ministro de Portugal, António Costa, y con empresarios influyentes con intereses en la Argentina. Lo trataron como a un presidente electo.

En la Argentina, las actividades estarán más enfocadas en transmitir prudencia y llevar tranquilidad a grupos que tienen desconfianza, dicen en el comando de la calle México, sede de las oficinas de Fernández. Ponen como ejemplo la reunión que tuvo con la Mesa de Enlace y explican que habrá mensajes para distintos sectores del trabajo y de la producción.

Con la mente puesta en el día después de las elecciones, la prioridad de Fernández es avanzar en una renegociación del acuerdo con el FMI que le dé aire para aplicar un programa de reactivación económica. De eso habló con Sánchez. El presidente español se comprometió a ayudar en las gestiones, según cuentan en la comitiva.

Fernández también se ocupó de cuidar esa relación: evitó las fotos con los líderes de Podemos, una fuerza afín al kirchnerismo. España podría ser su primera visita de Estado si gana las elecciones.

Aunque Madrid no tiene mucho peso en el FMI, la ministra de Economía española, Nadia Calviño, trabajó con la búlgara Kristalina Georgieva, principal candidata para suceder a Christine Lagarde al frente del FMI, y podría abrir algunas puertas. "Además, Europa fue el bloque que más cuestionó los últimos préstamos que dio el Fondo con el impulso de los Estados Unidos", se ilusionó un colaborador.

La minigira europea también le sirvió a Fernández para clarificar ante sus interlocutores su posición respecto del acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur. Les aclaró a los políticos y a los empresarios que quiere que el tratado se concrete, pero sin afectar los intereses de la industria argentina.

El modelo portugués

El diálogo con Costa le permitió además conocer de cerca la experiencia de Portugal, un país que, con el respaldo del Banco Central Europeo, anticipó el pago de su deuda con el FMI y adoptó un programa con menos condicionalidades. "Nosotros no podemos hacer eso, porque no tenemos a Europa detrás, pero necesitamos que nos dejen reactivar el consumo", le comentó Fernández al primer ministro portugués.

Antes de tomar el vuelo de regreso a la Argentina, el candidato llamó a Héctor Daer, uno de los jefes de la CGT y uno de los sindicalistas con los que mejor se lleva. Coincidieron en la necesidad de que la emergencia alimentaria alcance no solo a las familias indigentes sino también a los trabajadores que, sin perder el empleo, cayeron en la pobreza.

La recuperación -"paulatina", aclaran en su entorno- de los casi 20 puntos de salario real que se podría dar este año será uno de los objetivos del acuerdo con sindicatos y empresarios que Fernández convocará en caso de llegar a la Casa Rosada. Otra medida que analiza es volcar muchos recursos a la construcción de viviendas, una actividad que requiere trabajo intensivo de baja o mediana calificación.

Para la segunda semana de campaña, Fernández ya definió que volverá a Córdoba, la provincia que más visitó antes de las PASO y uno de los únicos dos distritos en los que perdió, junto con la ciudad de Buenos Aires. Irá el fin de semana que viene, para participar de una misa en recuerdo de José Manuel de la Sota, a un año de su muerte.

Antes de fin de mes, el candidato también regresará a Mendoza, donde se elige gobernador el 29 de septiembre, para impulsar la candidatura de la senadora Anabel Fernández Sagasti, dirigente de La Cámpora. Aún sin fechas confirmadas, la agenda incluye también visitas a San Juan, Mar del Plata y Bahía Blanca. Para un presidente, nada mejor que tener gobernadores e intendentes aliados.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.