Alfonsín se transformó en el símbolo de la democracia

Hoy se cumplen 25 años del día que el caudillo radical fuera elegido como presidente de los argentinos; habrá un acto homenaje por la tarde en el Luna Park
(0)
31 de octubre de 2008  • 02:57



Por Santiago Dapelo

De la Redacción de lanacion.com

sdapelo@lanacion.com.ar

Las palmas apretadas en alto una contra la otra fue el símbolo que se eternizó como el regreso a la democracia. Detrás de ese gesto que se convirtió en ícono en un momento trascendental de la República Argentina, se encuentra la figura de Raúl Ricardo Alfonsín que hoy, a los 81 años, volverá a ser homenajeado como hace un mes en la Casa Rosada.

Organizado por la Juventud Radical, hoy se recordará la histórica jornada del 30 de octubre de 1983 a partir de las 18 por los boina blanca con un acto en el Luna Park, que tendrá como estrella principal al ex presidente.

Después de siete años y medio de una feroz dictadura, Alfonsín se consagró como jefe de Estado con el 51,7 por ciento de los votos frente al 40% que consiguió el peronista Italo Luder. Así, con sus vaivenes, se cumplen 25 años de los inicios de la democracia y, como hace 29 días ocurrió cuando se colocó el busto de Alfonsín junto al resto de los presidentes argentinos, se rendirá homenaje al hombre que representa el regreso de un gobierno constitucional.

"Hemos ganado, pero no hemos derrotado a nadie...todos juntos hemos recuperado nuestros derechos", fue la declaración de Alfonsín la emotiva noche del 30 de octubre de 1983, cuando la Argentina volvió a la vida republicana que se consagró en la Constitución Nacional.

Alfonsín, con el visible paso de los años encima, se presenta hoy como el "símbolo del retorno de la democracia". Así lo calificó la propia Cristina Kirchner cuando por primera vez en casi cinco años y medio en el poder, el matrimonio presidencial se permitió homenajear a un líder opositor.

* * *

Raúl Ricardo Alfonsín, abogado y político de raza, nació en Chascomús el 12 de marzo de 1927. Realizó sus estudios primarios en la Escuela Normal Regional de su ciudad y el secundario lo cursó en el Liceo Militar General San Martín, de donde egresó con el grado de subteniente de reserva.

Su participación en la política comenzó en 1950, año que se recibió como letrado, en el Movimiento de Intransigencia y renovación de la Unión Cívica Radical. En ese tiempo también participó en la fundación del diario "El Imparcial".

Ocupó su primer cargo electivo en 1954, cuando fue elegido como concejal de Chascomús, pero al año siguiente fue encarcelado por la Revolución Libertadora, como se conoció al levantamiento militar que derrocó al presidente Juan Domingo Perón en 1955.

En 1958 fue elegido como diputado provincial y el fue en 1963, bajo el gobierno de Arturo Illia, que se convirtió en diputado nacional. Diez años después, cuando la ciudadanía consagró a Perón nuevamente como presidente, Alfonsín volvió a la Cámara baja. Durante ese lapso y a tres meses del golpe militar que dio inicio a lo que se conoció como Proceso de Reorganización Nacional, el líder del radicalismo fue una de las personalidades que crearon la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), creada para enfrentar las violaciones a los DD.HH..

La consagración política llegó el 30 de octubre de 1983, día que se ungió como el presidente de los argentinos. Durante su mandato enfrentó dos grandes desafíos: la consolidación de la democracia y la obra general de gobierno condicionada por la inflación y la crisis económica.

En su presidencia enfrentó 14 paros generales y varias sublevaciones militares. Su gobierno siempre estuvo amenazado por sectores de las Fuerzas Armadas que se negaban a aceptar el enjuiciamiento por delitos de lesa humanidad.

Finalmente, acorralado por la grave situación económica del país, debió entregar el poder casi siete meses antes a manos de su sucesor, Carlos Menem. Años después, el propio Alfonsín la calificó como "un error tremendo".

Tras la salida del poder, el ex mandatario se presentó como un referente obligado de la oposición. Un momento clave después de su paso por la presidencia fue el Pacto de Olivos, como se denominó al acuerdo que suscribió con Menem para reformar la Constitución, lo que le permitiría al riojano alcanzar la reelección. El acuerdo tuvo un impacto muy negativo sobre el radicalismo.

* * *

Entre logros de Raúl Alfonsín hay uno que nunca nadie puso en discusión: su lucha por los Derechos Humanos. Impulsor del juicio a las juntas militares, fue en 1985, cuando al mando del Poder Ejecutivo dispuso, mediante el decreto 158/83, la instrucción por parte del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de una causa contra los miembros de las tres primeras Juntas Militares del llamado Proceso de Reorganización Nacional. Es decir, al Teniente General Jorge Rafael Videla, al Almirante Emilio Eduardo Massera y al Brigadier General Orlando Ramón Agosti.

Lo hizo sobre la base de que "... entre los años 1976 y 1979, aproximadamente, miles de personas fueron privadas ilegalmente de su libertad, torturadas y muertas como resultado de la aplicación de esos procedimientos de lucha, inspirados en la totalitaria ‘doctrina de la seguridad nacional’..." Como se dijo anteriormente en estas líneas, Alfonsín fundó, junto a otras personalidades la Asamblea Permanente por lo Derechos Humanos, el 18 de diciembre de 1975. La APDH luego apoyó el trabajo que realizó la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep), también creada por el ex presidente, con el objetivo de investigar las graves, reiteradas y planificadas violaciones a los derechos humanos. De la investigación que realizó la comisión, surgió el libro Nunca Más .

Luego para intentar contener el creciente malhumor de las fuerzas, el 1986 Alfonsín se vio obligado a intervenir personalmente para que el Congreso aprobara la ley de Punto Final y Obediencia Debida. Años después, el ex mandatario dijo: "Las medidas que nosotros tomamos, que lo hicimos con un criterio de racionalidad, no se compadecían con lo emocional del pueblo en ese momento. De modo que fue algo que se vio como una enorme frustración por todos los argentinos".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.