AMIA: Kirchner criticó a Irán por no colaborar

Reclamó que los imputados sean juzgados en la Argentina
Jorge Rosales
(0)
26 de septiembre de 2007  

NUEVA YORK.– El presidente Néstor Kirchner denunció ayer enérgicamente en las Naciones Unidas la falta de colaboración de Irán en el esclarecimiento del atentado contra la AMIA, reclamó a ese país que permitiera que los iraníes acusados por la masacre de 1994 fueran juzgados en la Argentina e instó a las Naciones Unidas (ONU) a interceder para que el gobierno de Teherán acepte los pedidos de la Argentina.

El fuerte reclamo en la Asamblea General de la ONU fue recibido con satisfacción por los representantes de la comunidad judía y por los familiares de las víctimas de la AMIA.

El mensaje de Kirchner fue limitado a los carriles jurídicos y al pedido de respeto de los compromisos internacionales. Esa era la cuestión fundamental que el Presidente debía resolver para poder cumplir con la promesa hecha a los familiares de las víctimas del atentado y no quedar atrapado en medio de la creciente tensión internacional por la presión que ejerce Estados Unidos sobre Irán por la carrera nuclear en la que está inmerso.

En su último discurso en las Naciones Unidas como presidente, Kirchner expresó una vez más su “enérgico rechazo a la usurpación” de las islas Malvinas y fue categórico en rechazar las pretensiones de Gran Bretaña de ampliar su zona de influencia en el Atlántico Sur a partir de la extensión de la plataforma continental de las islas Malvinas.

Habían transcurrido poco más de 15 minutos de un mensaje leído a toda prisa y en un tono monocorde. Pero cuando comenzó a referirse a los atentados de la embajada de Israel, en 1992, y de la AMIA, en 1994, que causaron 102 víctimas mortales, cambió el tono y elevó el volumen de su voz.

"Esperamos que la República Islámica de Irán, en el marco del derecho internacional aplicable acepte y respete la jurisdicción de la justicia argentina y colabore eficazmente con los jueces argentinos para lograr el sometimiento a juicio de las personas imputadas en aquellos hechos", dijo.

La alusión de Kirchner a Irán fue oída por el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, en una sala rectangular ubicada detrás del podio de la asamblea general, donde una vez concluido el discurso presidencial se cruzaron a 10 metros de distancia. No tuvieron ningún contacto. Mientras Kirchner era saludado por los familiares de las víctimas del atentado y los representantes de la AMIA y la DAIA, que siguieron el discurso desde un lugar reservado para invitados especiales, Ahmadinejad caminaba para subir al estrado. El líder iraní no respondió las palabras de Kirchner.

En la banca argentina se ubicaron la primera dama y candidata, Cristina Fernández de Kirchner; el canciller Jorge Taiana; el secretario de Legal y Técnica (y uno de los autores del discurso), Carlos Zannini; los ministros Daniel Filmus (Educación) y Carlos Tomada (Trabajo), y el representante en la ONU, Jorge Argüello.

Kirchner presentó el caso iraní haciendo un complejo equilibrio para no ser malinterpretado. La premisa era acotar el reclamo a lo jurídico, para no politizarlo, dijeron a LA NACION en la delegación argentina. "El Presidente mostró la visión derespeto por el multilateralismo, el derecho internacional y la firme defensa de los derechos humanos", comentó Taiana.

Kirchner hilvanó un mensaje que puso el reclamo a Irán en un contexto de condena al terrorismo internacional, de respeto por el derecho internacional y el rechazo del uso de la violencia. Condenó "la grave amenaza del terrorismo global" y destacó que "son criminales e injustificables" todos los actos de ese tipo.

"No puede tolerarse la acción de los responsables del terrorismo ni de quienes lo auspicien, financien o protejan, sean estos personas o países", sostuvo el Presidente ante un recinto inusualmente colmado, a la espera de la intervención de Ahmadinejad.

Las víctimas de los atentados sufridos por la Argentina, dijo, "están igualadas por el terror a las de Madrid, Londres, Bali, Estambul".

Kirchner señaló que a pesar del tiempo transcurrido desde los atentados "y de las maniobras de encubrimiento que les sucedieron" no ha cesado ni el interés ni el apoyo del Gobierno para su esclarecimiento. Recordó que la Justicia pidió colaboración internacional para la captura de nueve personas sospechadas de decidir y planificar el atentado contra la AMIA y que Interpol recomendó la captura de seis iraníes y un libanés.

El otro pedido

Había puesto el marco para el reclamo: "Esperamos que la República Islámica de Irán acepte y respete la jurisdicción de la justicia argentina y colabore eficazmente con los jueces argentinos para lograr el sometimiento a juicio de las personas imputadas en aquellos hechos", dijo, con una pausa para poder continuar con otro fuerte pedido.

"Quiero dejar sentado aquí, en la sede de las Naciones Unidas y ante el resto de los países del mundo, que hasta hoy, lamentablemente, la República Islámica de Irán no ha brindado toda la colaboración requerida por la justicia argentina para el esclarecimiento de los hechos." Allí apeló al secretario general de la ONU, Ban-Ki-moon, y a la comunidad internacional a "que intercedan ante Irán para que dé trámite a la rogatoria judicial".

Dijo que el pedido a Irán es con el fin de que colabore en la aplicación de las normas del derecho internacional para arribar a la verdad. "Nada más, pero tampoco nada menos".

Cuando concluyó, Kirchner supo que había cumplido la promesa a los familiares. Restaba esperar el discurso de Ahmadinejad, que ignoró por completo el reclamo que acababa de oír.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.