Aprueban en el Senado el proyecto que permite a las empresas aportar a la campaña

Crédito: Prensa Senado
Laura Serra
(0)
16 de abril de 2019  • 20:15

En un esfuerzo de consenso inédito, el Senado aprobó con amplia mayoría un nuevo régimen de financiamiento de los partidos políticos. Tras casi un año de marchas y contramarchas en el Congreso, los senadores dieron media sanción a una iniciativa que, entre sus puntos fundamentales, habilita el financiamiento privado de los partidos políticos y sus campañas hasta un 2% de los gastos totales; obliga a la bancarización de los aportes y fortalece las atribuciones de la Justicia Electoral en materia de control y penalización.

El proyecto, que originalmente provino del Poder Ejecutivo pero recibió importantes cambios durante el debate parlamentario, se aprobó con 48 votos positivos, frente a 1 voto negativo. Esta mayoría rotunda se logró merced al acuerdo alcanzado entre el oficialismo y el bloque del PJ, del cual también participaron referentes de Cambiemos de la Cámara de Diputados. Esto augura que el debate allí comenzará en lo inmediato para que la nueva regulación pueda aplicarse en la campaña electoral de este año.

Los senadores del kirchnerismo -Cristina Kirchner incluida- se retiraron del recinto: no están de acuerdo con que las empresas financien la política. "Nosotros no vamos a ser cómplices de la privatización de la política. La democracia la debe financiar el pueblo, no las empresas", acusó la senadora Magdalena Odarda (Frente Progresista). Los kirchneristas advirtieron que, con esta ley, una campaña política podría ser íntegramente financiada por privados, es decir, por distintas empresas que realicen aportes hasta el 2% del gasto total hasta llegar al límite permitido.

El senador Dalmacio Mera relativizó las críticas del kirchnerismo y puso en duda que un partido pueda ser cooptado por los intereses empresarios a partir de las restricciones que impone la ley. "Es necesario blanquear el aporte privado, pero más importante que esto, este proyecto da transparencia y trazabilidad, para que cada peso que pone un particular sepamos quién lo puso, cuándo y dónde", enfatizó el catamarqueño, al remarcar que la iniciativa no aceptará donaciones anónimas y se obligará a la bancarización de los aportes a los partidos políticos.

"El aporte en dinero en efectivo tiene el riesgo de provenir de la plata sucia, del narcotráfico", enfatizó el senador radical Luis Naidenoff, jefe del interbloque de Cambiemos.

Sindicatos, vedados

Entre tanto consenso, sólo un artículo marcó disidencias entre el oficialismo y el PJ: la conveniencia o no de que los sindicatos y las asociaciones profesionales puedan realizar aportes a los partidos políticos. Hoy lo tienen vedado.

"Un empresario, por ejemplo, un supermercadista, es dueño de su negocio; en cambio, el sindicalista no maneja fondos de él, sino de los afiliados, que pueden simpatizar con distintos partidos políticos", sostuvo el radical Ángel Rozas. Desde el peronismo, Mario Pais retrucó el argumento. "Aquí se pretende legitimar como aportantes a quienes persiguen un fin de lucro, como las empresas, y no a quienes pugnan por un mejoramiento de las condiciones sociales de los trabajadores", enfatizó.

A la hora de votar, el PJ no pudo imponer su criterio. Empero, para permitir que avanzara la media sanción y que el proyecto no quedara trunco por un solo artículo, Pichetto accedió a apoyar la posición oficialista. Así, los sindicatos no podrán realizar aportes a las campañas

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?