Avanza el plan para identificar soldados sepultados como NN

El gobierno cuenta con 60 muestras genéticas de familiares y trabaja con la asistencia de la Cruz Roja, pero una asociación de veteranos plantea objecione
Aurelio Tomás
(0)
3 de abril de 2014  

"Cuando nació mi hijo, yo le di un nombre y un apellido. En 1982, él viajó a Malvinas con 20 años, como soldado de la Compañía de Ingenieros 601. Y aún tenía un nombre. Hoy no lo tiene y quiero que lo vuelva a tener", explicó ayer, conmovida, Raquel García. Su hijo, Daniel Alberto Ugalde, falleció en combate durante el último día de batalla en las islas, el 14 de junio, horas antes de que el gobernador militar de las islas , Mario Benjamín Menéndez, firmara la rendición de las fuerzas argentinas con el general británico Jeremy Moore.

García cree que su hijo está en una de las 123 tumbas del cementerio de Darwin, sobre un total de 237, con la inscripción "soldado sólo conocido por Dios". Durante su discurso, la presidenta Cristina Kirchner se refirió ayer a la iniciativa que, junto a familiares y ex combatientes, logró impulsar García, para que se puedan identificar los restos de los soldados enterrados desde 1983 en esa necrópolis.

Tras participar en la tarde de ayer del acto en la Casa Rosada, García, de 79 años, explicó a LA NACION: "Espero que Dios me dé tiempo para vivir el día en que mi hijo vuelva a tener nombre".

Por intermedio de la periodista Gabriela Cossifi, de la revista Gente, y del músico británico Roger Waters, el proyecto llegó a manos de la Presidenta en marzo de 2012. Durante un acto en Ushuaia el 2 de abril de ese año, la mandataria anunció que solicitaría la intermediación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para realizar la identificación en Malvinas.

La iniciativa había nacido en 2008 a través de la fundación No Me Olvides, que crearon los veteranos de guerra Julio Aro, José María Raschia y José Luis Capurro tras una visita al Reino Unido. En junio de 2012, Aro y Raschia, junto a la madre del soldado Ugalde y Sonia Carcamo (madre de José Ortega, caído en Malvinas), viajaron junto a la Presidenta al Comité de Descolonización de las Naciones Unidas.

"Nosotros estamos muy conformes con el trabajo que está haciendo el Gobierno en este tema, esperamos que pronto se pueda ir a las islas para comenzar con los trabajos", explicó Aro a LA NACION tras el discurso de la Presidenta de ayer.

El proyecto quedó a cargo del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que, mediante un convenio con el CICR, comenzó a recavar la información genética necesaria para la identificación con un comité integrado por el Equipo Argentino de Antropología Forense, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Desarrollo Social.

Un vocero de la cartera de Justicia indicó ayer a LA NACION que "más de 100 familias ya dieron su consentimiento y hay más de 60 perfiles genéticos en el banco". Además, explicó que "el objetivo es llegar a las islas con el mayor número de muestras posible en el banco, para agilizar el trabajo sobre los restos de los caídos".

Reclamo

Sin cuestionar el derecho que tienen otros familiares y veteranos de trabajar por la identificación, la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur presentó objeciones al discurso de ayer de la jefa del Estado y las acciones que lleva adelante el Gobierno para conseguir el consentimiento de los familiares.

"No nos oponemos, pero las cosas hay que hacerlas bien: se debe cumplir el protocolo internacional que define, de forma precisa, la modalidad que debe tener la entrevista en la cual se solicita el consentimiento informado. Durante meses el Gobierno, con la intención de apurar el proyecto, realizó entrevistas con familiares sin cumplir ninguna de estas reglas", explicó a LA NACION César Trejo, presidente de la Comisión.

Sin embargo, aclaró: "Nos da confianza la participación del CICR, porque no va a regalar su reputación".

Otro punto al que se opone este grupo de veteranos y familiares es la comparación con los desaparecidos que realizó la Presidenta. "Presenta como víctimas a héroes de guerra, caídos frente a un enemigo histórico, reconocidos como tales por distintas leyes", indicó Trejo.

Según esta organización, "hay una intencionalidad británica de desarmar el cementerio que puede aprovechar esta iniciativa y ya hay al menos un familiar que está reclamando el regreso de los restos de su marido, que preferimos no nombrar por respeto".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.