Beliz v. Stiuso. Una vieja guerra que vuelve al presente

Paz Rodríguez Niell
Cuando era ministro de Justicia de Kirchner, Gustavo Beliz mostró una foto de Stiuso en televisión y tuvo que renunciar
Cuando era ministro de Justicia de Kirchner, Gustavo Beliz mostró una foto de Stiuso en televisión y tuvo que renunciar Crédito: Captura de TV
(0)
25 de octubre de 2019  • 12:11

Gustavo Beliz, su enemigo histórico, el hombre que mostró su foto en TV y se condenó al autoexilio, vuelve a la escena política, pero no todo son malas noticias para el exdirector de la SIDE Jaime Stiuso. Ayer dio vuelta una derrota en Comodoro Py. La Sala IV de la Cámara Federal de Casación, máximo tribunal penal, hizo lugar a un pedido de Stiuso y reabrió una causa contra dos jueces federales: Daniel Rafecas y Sebastián Casanello.

Según el exespía, hay elementos para creer que ellos participaron de un encuentro en el que se confabuló en su contra, un asado organizado en una quinta de Moreno por Gustavo Vera, de la asociación La Alameda. Vera es un hombre allegado al Papa que acercó a muchos jueces con el Vaticano. Otro enemigo público de Stiuso.

La causa había sido archivada por la jueza federal María Romilda Servini en un fallo que confirmó la Cámara Federal en abril de este año. La fiscalía estuvo de acuerdo con ese cierre, pero el exespía no. Ayer, los camaristas de Casación Javier Carbajo y Mariano Borinsky le dieron la razón. Anularon la resolución de Servini que había archivado el caso y le ordenaron a la jueza que dictara "un nuevo pronunciamiento" que respondiera debidamente las cuestiones planteadas por Stiuso. En disidencia votó el camarista Gustavo Hornos.

Stiuso tuvo un rol protagónico en el espionaje argentino de las últimas décadas y fue el agente más temido en Comodoro Py. El kirchnerismo lo jubiló en enero de 2015, después de haberlo sostenido durante años, en los que acumuló cada vez más poder.

En los inicios del gobierno de Néstor Kirchner, Beliz, como ministro de Justicia, lo enfrentó y terminó eyectado del Gobierno. No solo mostró su foto, sino que además lo acusó públicamente por sus manejos en la SIDE. Se fue a vivir Washington, a trabajar para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Ahora está de vuelta. Vuelve, paradójicamente, de la mano de quien era el jefe de gabinete de aquel kirchnerismo que no lo respaldó. Si gana el domingo, Alberto Fernández planea sumarlo a sus equipos en un rol donde funcione como un asesor estratégico, dependiendo directamente de él, cuentan fuentes del entorno del candidato.

La misma sala

El Sala IV de la Cámara de Casación, que ayer falló a favor de Stiuso, es el mismo tribunal que en 2012 había fallado en contra de Beliz en la causa penal que enfrentó, acusado del delito de violación de secretos, por haber mostrado aquella foto de Stiuso en el programa de TV de Mariano Grondona. Beliz fue juzgado en 2011 por ese caso y el Tribunal Oral Federal N°3 lo absolvió. Pero un año más tarde, la Sala IV de la Cámara de Casación anuló esa absolución. La sala, formada entonces por Borinsky, Hornos y Juan Carlos Gemignani, sostuvo que el TOF 3 había actuado con "parcialidad" y ordenó entonces que otros jueces volvieran a juzgar a Beliz. Finalmente, eso no pasó. Intervino la Corte Suprema, que revocó el fallo de la Sala IV y le indicó que dictara un nuevo fallo, que esta vez fue por la absolución del exministro.

El fallo de ayer

La denuncia por la supuesta confabulación contra Stiuso se basó en una nota de Clarín del 19 de noviembre de 2016, titulada: "Casanello, Rafecas y Vera y una reunión secreta para organizar el laudatismo judicial", que daba cuenta de un supuesto asado promovido por Vera en el que "casi todos los presentes señalaban a Stiuso como cerebro de sus desgracias". Vera, que fue denunciante en causas judiciales contra Stiuso, respondió entonces que estaban proliferando "falsas denuncias" que -afirmó- demostraban "la obscenidad con la que se mueve el aparato de Inteligencia".

Cuando archivó el caso, Servini sostuvo que ya había otro expediente que investigaba el supuesto "armado" de causas contra Stiuso y que la realización de la reunión en sí misma "no fundamenta per se la ocurrencia de hechos delictuosos".

Stiuso pidió que esa decisión fuera revisada. Insistió en que correspondía que se investigara si habían existido gestiones para que "se traficara con información reservada" o pudiera "influirse de cualquier modo en el proceder judicial".

El camarista Carbajo, el más nuevo de los jueces de la Casación, hizo lugar ayer al planteo de Stiuso. Sostuvo que el archivo fue "anticipado" y que ni siquiera se había "puesto en consideración la plausibilidad de las pruebas insistentemente ofrecidas por la parte -Stiuso- en sustento de su postura". Borinsky adhirió a ese voto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.