Cómo funcionaba el sistema de "vuelos canillita" para que los Kirchner recibieran los diarios

Según una causa paralela a la de los cuadernos, se gastaban unos 30.000 dólares por cada viaje
Diego Cabot
(0)
14 de abril de 2019  

Para que los expresidentes Néstor y Cristina Kirchner leyeran cómodos y arropados las "letras de molde", como tantas veces la expresidenta Cristina Kirchner denominó a las tapas de los diarios, la Argentina gastó varios millones de pesos.

Durante años, los aviones presidenciales volaron desde el Aeroparque porteño hasta los aeropuertos de Río Gallegos o El Calafate, en Santa Cruz , vacíos y con solo una pequeña carga: un puñado de diarios para que la lectura en el sur fuera más cómoda.

La ruta era la siguiente: cuando los mandatarios descansaban en sus residencias australes, un avión partía de Buenos Aires a las 6.30 de la mañana. Iba con los diarios y regresaba vacío. Siempre llevaba diarios, y a veces, también muebles o diferentes productos, como cables que se utilizaban en los emprendimientos hoteleros de la familia.

La causa de los aviones canillitas es uno de los desprendimientos del expediente de los cuadernos de las coimas . Dentro de las declaraciones testimoniales que se tomaron, varios pilotos, tripulantes o integrantes de la Casa Militar relataron no solo que se llevaban valijas pesadas y llenas para regresar livianas y vacías, sino que también había trayectos solo para llevar la prensa del día.

Hubo varios dichos de los aeronáuticos que fueron separados y ya forman parte de un nuevo procesamiento, por peculado, que alcanza a Cristina Kirchner y a Oscar Parrilli, el secretario general de la Presidencia del que dependía formalmente el traslado de los mandatarios.

Los gastos para el traslado personalizado de los diarios se contaban de a miles de dólares. Mediante la prueba que se compiló, según el juez Claudio Bonadio, se acreditó "que se utilizaron con fines indebidos los aviones asignados a la agrupación aérea presidencial (matrículas Tango 01, 02, 03 y a partir de mediados de 2012, Tango 04), así como también el avión Tango 10, que pertenece a la Fuerza Aérea Argentina".

El vuelo de los canillitas implicaba millones. Cada vez que el Tango 01 se movía y cubría la ruta Buenos Aires-Río Gallegos-Buenos Aires, la Argentina gastaba alrededor de 30.000 dólares. Es decir, esa veintena de diarios implicaba un desembolso, a valores actuales de la moneda estadounidense, de alrededor de 1,2 millones de pesos. Por caso, en 2013, esa ruta llegó a tener un costo de 31.392 dólares (1,38 millones de pesos actuales).

Bonadio dijo que no pudo establecer la totalidad de los vuelos diarieros, pero sí llegó a probar 19 trayectos, con lo que, según escribió, se logra configurar el delito de uso indebido de bienes del Estado.

Los vuelos probados mayoritariamente eran realizados en el T-01 y en el T-02. Ambos tenían un costo de operación similar: alrededor de 12.000 dólares (520.000 pesos) para leer las vapuleadas "letras de molde".

La causa, además de los registros de vuelos que se pidieron a la Secretaría General de la Presidencia, se basa en una decena de testimonios que se recibieron en la causa de los cuadernos y que formaron un nuevo expediente.

"Teníamos un vuelo que le decíamos el diariero porque volábamos los fines de semana -sábados, domingos y feriados- y en general solo trasladábamos los diarios, despegando generalmente a las 6 desde el Aeroparque. Los vuelos se realizaban solo cuando la familia presidencial se encontraba en el sur; podían ser a El Calafate o a Río Gallegos", dijo uno de los testigos, José Luis Bustos, piloto del Tango 10 desde diciembre de 2011 hasta diciembre de 2016, período que incluyó casi todo el segundo mandato de Cristina, cuando Néstor ya había muerto.

Uno de sus colegas, Claudio Trerotola, piloto del Tango 10, dijo que voló ese avión desde fines de 2008 hasta su retiro, a fines de 2011.

"En los vuelos en los que íbamos a El Calafate nunca trasladé a Néstor Kirchner ni a Cristina Fernández. Los vuelos que eran con destino a El Calafate casi siempre salían del Aeroparque los sábados por la mañana, tipo 6.30, y en ellos se trasladaban sobres con documentación, paquetes de diarios del día, personal doméstico y en una oportunidad un peluquero, que por lo que tengo entendido eran empleados de Cristina Fernández. También trasladé a Río Gallegos a la hija del matrimonio presidencial y unas amigas", aclaró.

José Luna, un mecánico del Tango 01 que declaró bajo juramento, comentó que no solo llevaban diarios: "Yo recuerdo un solo vuelo en el que llevamos muebles, televisores y rollos de cables violeta que se usan para enterrar, subterráneos, y equipamientos varios, todo eso fue a El Calafate y creo que era para el hotel de la presidenta".

"Iban siempre sin pasajeros solo con la tripulación y uno de nosotros para asistir a la misma. Íbamos, dejábamos los diarios y nos volvíamos a Buenos Aires. Si bien yo lo hice en esas oportunidades, sé que hubo muchas más en las que a mí no me tocó volar... Eran Fokker F28 con capacidad para 18 y 36 pasajeros, según la configuración de cada uno... por lo general salíamos los sábados aproximadamente a las 5.30 y llegábamos en tres horas aproximadamente", amplió Carlos González, tripulante de cabina de los aviones Tango 01, 02, 03 y 04 sobre los viajes que realizó entre 2003 y 2010.

El hombre clave en aquellos vuelos fue Sergio "Potro" Velásquez, un piloto de confianza de Néstor y Cristina Kirchner desde su época en Santa Cruz. Él era quien manejaba toda la logística presidencial.

El propio comandante relató que conoció a Néstor Kirchner en 2000, cuando volaba para la gobernación de Santa Cruz y Kirchner era gobernador. Se convirtió en el único piloto habilitado a trasladarlo. Ya presidente, el santacruceño no permitía que otro comandante ocupara su lugar.

Aquellos diligentes diarieros, según relataron en el expediente, jamás lograron siquiera ser saludados por la comitiva.

"El personal del gobierno no nos hablaba; cuando llegaba el vehículo, toda la tripulación debía estar a bordo del avión, nadie podía estar en plataforma. Había una situación de hostilidad hacia nosotros, que no entendíamos el motivo. En una oportunidad entró el presidente a la cabina a preguntarle algo a Velásquez, quien me presentó y al saludarlo nunca me respondió", ilustró el piloto Alfredo Amaral.

Fue Velásquez el que contó cómo empezó aquella ruta de millones y diarios: "Durante los primeros seis meses de la presidencia de Néstor Kirchner, aproximadamente, tengo entendido que, cuando él estaba en el sur, le enviaban los diarios por línea aérea comercial. Alguna vez hubo un retraso y tomaron la decisión de que tales viajes fueran realizados por la flota presidencial. Se hicieron hasta el final de la presidencia de Cristina Fernández, siempre que alguno de ellos estuviera en El Calafate o en Río Gallegos".

Fue una operación logística importante. Todo para que los presidentes estuviesen informados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?