Cómo puede incidir la interna judicial en un año electoral

Jorge Liotti
Jorge Liotti LA NACION

Jorge Liotti: La grieta entre Carlos Rosenkrantz y Comodoro Py

14:32
Video
(0)
19 de marzo de 2019  • 20:57

A continuación, sus principales conceptos:

  • Hoy fue la apertura del año judicial. Si tuviésemos que hacer una equivalencia con la apertura del año legislativo, este es un acto en el cual, en general, el presidente de la Corte Suprema envía, como cabeza del Poder Judicial , un mensaje a todos los estamentos judiciales. Y esta vez tuvo una particularidad: el primer discurso como presidente de Carlos Rosenkrantz .
  • Rosenkrantz cumplió con las expectativas. Trajo muchísimo ruido por lo que dijo y por lo que pasó en el recinto de Tribunales, en la calle Talcahuano. Fue un discurso muy crítico. Sobre todo pareció un mensaje dirigido a los juzgados federales de Comodoro Py.
  • Mandó varios fragmentos de su discurso, muy filosos, bajando una ideología personal, que es la que él viene manteniendo en los fallos de la Corte. En un escenario que fue curiosamente compuesto por actores de las distintas Cámaras, pero con una notoria ausencia de, justamente, varios de los jueces de Comodoro Py .
  • La frase que hizo mucho ruido, "los argentinos están perdiendo confianza en el Poder Judicial, hay dudas de que nos comportamos como verdaderos jueces", es muy duro y una autocrítica muy clara. Pero daría la impresión de que en la boca de Rosenkrantz como nuevo presidente de la Corte, sonaría a crítica al resto.
  • En cuanto a imagen negativa de los ciudadanos, la justicia ha decaído aún más de lo que ya estaba desde que está el macrismo en el Gobierno. Esto tiene que ver con que, en el gobierno kirchnerista, la Corte Suprema era vista como un bastión de equilibrio del poder. Y ahora está la percepción de que los tribunales están excesivamente politizados y son excesivamente influenciables, y con tendencia a emitir fallos que vayan a favor de la corriente. Esa es la percepción que hay.
  • El Poder Judicial tiene que ser un "contrapoder", tiene que poder abstraerse de los lineamientos políticos o de los vientos que soplan en el país, y poder fallar técnicamente. Ronsenkrantz plantea que hay que mantenerse en una misma línea, independientemente de quién es el protagonista o el acusado.
  • Esto lo dice porque él viene padeciendo una situación similar dentro de la propia Corte. En la mayoría de los últimos fallos, en los más importantes, terminó en soledad, perdiendo 4 a 1, votando en disidencia. Su argumento cuando se le pregunta si se cansa de perder es: hay que fallar en función de los principios, no lo que queda bien o es políticamente correcto.
  • Pero este mensaje está dirigido a una audiencia y hubo un vacío muy notable de ella, de los jueces de Comodoro Py. Solo había dos: Rafecas y Casanello , el resto no fue. Es una represalia para lo que entienden que es "falta de acompañamiento, de acercamiento" de la Corte y en particular de Rosenkrantz hacia los jueces federales.
  • Hasta el año pasado, con la misma integración de la Corte pero con otro presidente, Lorenzetti, no se producían este tipo de vacíos. Acá hay una reacción hacia un vínculo que está cortado. Comodoro Py, como corporación, entiende que no hay una sintonía con el nuevo presidente, que éste no ha tendido un puente (al contrario, está haciendo un señalamiento complicado).
  • Hay acá la colisión de dos modelos judiciales completamente distintos: el de Lorenzetti , quizás compartido con Comodoro Py, una mirada más política, de mayor vinculación con el resto de los actores, de mayor astucia, de identificación de momentos para los fallos. Una postura más pícara y política.
  • Rosenkrantz está en otra mirada: más técnica, más jurídica, que busca despolitizar los tribunales de Comodoro Py. Un océano de diferencias muy difícil de moldear, pero el choque de posturas es claro y la Corte es hoy la caja de resonancia de esto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?