Coronavirus en la Argentina: las autoridades advierten que el número de casos diarios podría seguir en aumento

Desde Nación, Ciudad y Provincia apuntan que el frío, el alto porcentaje de población susceptible de contagio y el aumento de circulación son factores que empujan una suba de casos
Desde Nación, Ciudad y Provincia apuntan que el frío, el alto porcentaje de población susceptible de contagio y el aumento de circulación son factores que empujan una suba de casos Fuente: AFP
Gabriel Sued
(0)
23 de julio de 2020  • 04:20

Sin elementos para concluir que se alcanzó el pico de contagios, los gobiernos de Nación, provincia y ciudad de Buenos Aires coinciden en que el récord de casos y de muertes por coronavirus registrado en los últimos días podría agravarse durante las próximas semanas.

Los equipos de Salud de las tres administraciones siguen con preocupación la evolución de las cifras y analizan medidas para evitar que el crecimiento de contagios se acelere, incluso la reimposición de una cuarentena más dura. Pero, antes de decidir un cambio de estrategia, esperarán al menos hasta el fin de semana, para comprobar si el salto de los últimos días se consolida como una tendencia.

Mientras tanto, destacan que la tasa de letalidad en la Argentina, de 1,8% de muertes sobre casos confirmados, es de las más bajas de la región. Algunos ejemplos: la tasa de letalidad en Brasil es de 3,8%; en Estados Unidos y Perú, de 3,7%, y la de México, de 11,3%. Las autoridades sanitarias atribuyen este fenómeno a la respuesta del sistema de salud, cuya ocupación se mantiene en niveles aceptables, de acuerdo con la evaluación coincidente de los gobiernos de Alberto Fernández, Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta.

En el área metropolitana, donde se concentraron el 89,8% de los casos notificados ayer, la ocupación de unidades de terapia intensiva (UTI) alcanza el 64,3%. En las últimas dos semanas este índice aumentó a razón de 0,36% en promedio, por día, mucho menos de lo que crecía a mediados de junio, antes de avanzar con la cuarentena dura.

Una proyección lineal indica que la capacidad de respuesta del sistema no entrará en crisis al menos hasta septiembre, aunque todo depende de la evolución del número de casos.

"Necesitamos ese esfuerzo suplementario. No nos equivoquemos del debate que tenemos quedar, nos quedan las semanas más duras en la ciudad de Buenos Aires", dijo el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, durante el informe matutino. "Nos quedan semanas muy intensas, todos tenemos que hacer un esfuerzo más en este momento, necesitamos que todos aporten algo y lo que podemos hacer es seguir vinculándonos con nuestros afectos mediante la tecnología", insistió.

En el Ministerio de Salud de la Nación evitaron hacer un pronóstico sobre cuándo se producirá el pico de contagios, pero explicaron que hay tres factores para pensar que los casos van a seguir subiendo: las bajas temperaturas, el alto porcentaje de la población que no se contagió y es susceptible de hacerlo y el aumento en la circulación de personas como resultado de la flexibilización de la cuarentena.

La posibilidad de un nuevo endurecimiento de las medidas de aislamiento fue admitida este miércoles por el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán. "Si se disparan los números [de casos], habrá que frenar de nuevo [la circulación de personas]. Lo único que puede pasar es que siga aumentando la cantidad de casos en la utilización de servicios sanitarios", dijo, en diálogo con radio La Red. "Estamos parados en una situación de aumento de casos preocupante", sostuvo.

En el gobierno de Kicillof insisten en que se echará mano a una "cuarentena intermitente", que permita habilitar o inhabilitar actividades, según la evolución de la curva de contagios. Advierten que el crecimiento de casos ya no se da como resultado de brotes focalizados, sino que se reparte de manera homogénea en todos los distritos del AMBA. "La circulación comunitaria hace mucho más difícil combatir la propagación del virus", explican.

En paralelo, el gobierno bonaerense avanza en una nueva ampliación del número de UTI, por medio de tres herramientas: la provisión de nuevas camas de alta complejidad, la transformación de UTI pediátricas en URI para adultos y la intensificación de la campaña de donación de plasma. Esto último permitiría reducir el tiempo promedio de ocupación de camas críticas por paciente y bajar el nivel de ocupación.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.