Coronavirus: la polémica por los hospitales expuso un deterioro de décadas

Alberto Fernández y Axel Kicillof recorrieron en el conurbano un hospital modular y una fábrica de barbijos
Alberto Fernández y Axel Kicillof recorrieron en el conurbano un hospital modular y una fábrica de barbijos Crédito: Prensa PBA
María José Lucesole
(0)
18 de mayo de 2020  

LA PLATA.- Las críticas del presidente Alberto Fernández y del gobernador Axel Kicillof a María Eugenia Vidal por el abandono del sistema de salud de la provincia de Buenos Aires pusieron la lupa en un servicio esencial postergado por años. Acaso por décadas.

¿En qué condiciones está el sistema sanitario del territorio más grande del país? ¿Estaba preparado para enfrentar una pandemia de esta magnitud? Veamos.

En la provincia hay unas 15.117 camas generales para 17 millones de habitantes. Solo 6722 camas corresponden a hospitales provinciales. La mayoría, 8220 son de centros municipales. Otras 175 corresponden a servicios nacionales.

Pero este universo se acorta aún más cuando se mira con lupa a los 77 hospitales provinciales: hasta marzo se registraban 422 camas de unidades de terapia intensiva (UTI) de adultos, más una cifra similar de camas pediátricas. En total, había 839 camas en estos nosocomios.

El gobierno de Kicillof ya elevó el número de camas UTI a 1539, según informó. De estas, 978 son para adultos. Asegura que duplicó la capacidad en menos de un mes. No hay información detallada sobre dónde está cada una de esas camas.

Kicillof se propuso llegar a 2200 camas de terapia intensiva e informar su ubicación una vez que estén instaladas. Si se contabilizan las camas que está instalando la Nación en las Unidades de Pronta Atención (UPA), el propósito es llegar a 3100 camas UTI y sumar 2000 del sector privado. La cifra final de 5100 camas es, por ahora, un plan a futuro.

Y un detalle no menor: no hay respiradores ni médicos suficientes para atender siquiera las UTI ya existentes en este territorio.

Los salarios son bajos -unos $65.000 el sueldo inicial del médico- y la provincia no logra sumar otros 4500 profesionales que necesita para afrontar la crisis.

Había 49.987 agentes de salud al inicio de la gestión, incluidos 13.369 médicos. Se sumaron 2100 trabajadores: 719 enfermeros, 586 médicos, 70 auxiliares, 232 no médicos, 398 agentes de limpieza y 99 técnicos.

Los 52.091 trabajadores de la salud aún no son suficientes para enfrentar la pandemia en la provincia, donde ya hubo más de 2600 casos detectados antes de que llegue el pico previsto para la última semana de mayo o los primeros días de junio.

El Presidente y el gobernador responsabilizaron a la exgobernadora por no haber abierto hospitales en los cuatro años de su mandato. Pero en el entorno de Vidal no aceptan ser acusados de abandonar los hospitales. Afirman que, tras 28 años de gobiernos peronistas, heredaron un sistema al borde del colapso.

Vidal hizo un arqueo cuando llegó al gobierno: cuatro de los 80 hospitales estaban en riesgo de demolición y 53 tenían problemas que requerían inversiones millonarias. La gobernadora priorizó renovar 58 guardias, renovar las salas barriales y extender el SAME a la provincia. El servicio llegó a 119 de los 135 municipios. Algunos no lo aceptaron.

Se focalizó, además, en un programa de control de cáncer y otro para disminuir la mortalidad infantil, expresaron fuentes de la gestión de Cambiemos. LA NACION dio cuenta de las graves dificultades que tuvieron enfermos oncológicos para acceder a tratamientos durante esa gestión por los paros y las demoras en los turnos para operaciones.

Cerca de Daniel Scioli afirmaron a LA NACION que entre 2011 y 2015 se invirtieron $800 millones en la construcción y refacción de hospitales y $300 millones en equipamiento, se sumaron 21.757 cargos y se construyeron 19 UPA. Señalaron, además, que se comenzaron a construir seis hospitales: las obras de algunos recién se reiniciaron este año.

"El abandono viene de los últimos 30 años, no de los últimos diez. A algunos hospitales se les montó la guardia nueva en los últimos cuatro años", sintetizó el exdirector de un hospital público.

"Hace 40 años que trabajo en la salud pública. He visto el deterioro progresivo del hospital público. Y no solo lo padeció la infraestructura, sino también los recursos humanos y el salario", dijo Alberto Urban, exdirector del Hospital San Martín. "En el gobierno de Scioli la salud no fue una prioridad. Los trabajadores hospitalarios lo padecieron", agregó.

"En el gobierno de Vidal -cuando Urban dirigió el Hospital San Martín- se priorizó el área de emergencias, que fueron hechas de nuevo en la mayoría de los hospitales, con equipamiento adecuado y nombramiento de cargos de áreas críticas y emergencias. Todos sabemos que la crisis de la salud no es de los últimos cuatro años".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.