Cristina Kirchner inaugura el Centro Cultural que costó casi el triple de su presupuesto inicial