Llaman a indagatoria a la maestra que denunció que fue torturada

Gustavo Carabajal
(0)
23 de abril de 2019  • 18:09

En siete meses, la maestra Corina de Bonis pasó de víctima de un secuestro y torturas a ser indagada por hacer una denuncia falsa.

El 2 de mayo próximo, la docente de la Escuela 801, de Moreno, deberá presentarse ante el fiscal Leandro Ventricelli a declarar como acusada porque, según demostró la investigación policial y judicial, habría mentido cuando dijo que el 12 de septiembre pasado, en la esquina de Lugones y La Tablada, fue interceptada por un grupo de sospechosos que la obligaron a abordar un automóvil rojo.

El acto de la indagatoria implica el procesamiento de la imputada.

Al hacer público el hecho a través de su perfil de la red social Facebook, la docente mostró la foto de su vientre con heridas atribuidas a presuntos sospechosos que la habrían secuestrado y, según su denuncia, la habían lastimado con un elemento cortante hasta dejarle inscripta en la piel la leyenda "Ollas, no".

La mujer relacionó en ese momento la agresión con su participación en la instalación de ollas populares en diversos colegios de Moreno para exigir medidas de seguridad edilicias, después de la explosión, causada por un escape de gas, en la que murieron dos docentes. La denuncia se conoció en medio de una fuerte disputa política entre el gobierno bonaerense y los gremios docentes, que respaldaron la denuncia. Incluso, en un momento se especuló con que el ataque podría haber provenido de grupos vinculados con el narcomenudeo.

Luego de siete meses de investigación, y a partir de los análisis de las cámaras de seguridad realizados por la División de Pericias Técnicas de Videos del Ministerio de Seguridad bonaerense, el fiscal decidió convocar a indagatoria a la docente y también a su colega María Fuentes, a quien acusó de falso testimonio.

Según fuentes de la investigación, los peritos concluyeron que "no se observó ninguna maniobra o hecho relacionado con un secuestro ni la detención de un vehículo rojo. En las imágenes solo se ve a la señora transitar en la esquina donde denunció que se produjo el ataque. Tampoco se advirtió ninguna actitud relacionada al hecho investigado ni daños físicos aparentes".

Además, el representante del Ministerio Público fundó el llamado a indagatoria de la docente en el informe médico que indicó que "en caso de que hubiese existido resistencia, forcejeos o movimientos involuntarios de defensa y de la propia circulación del vehículo, hubiese aumentado la posibilidad de que esas mismas lesiones presentaran otras características, como así también mayor profundidad".

Si bien al fundar la imputación el fiscal no se refirió al motivo que habría tenido la docente para realizar la falsa denuncia, incluyó en el dictamen el informe de los psicólogos que la entrevistaron y destacaron "inquietudes altruistas y posicionamiento de tinte sacrificial". Los peritos sostuvieron que esta característica de la personalidad de la docente "hizo dudar de la veracidad del relato, pensando que pudo haber sido influenciada y utilizada por otras cuestiones de naturaleza política".

La investigación también concluyó que no hubo ninguna amenaza telefónica el 23 de agosto pasado contra la Escuela 801. Los cruces de datos entre el análisis de las llamadas y la declaración de la dueña de la línea desde la que se hizo la única comunicación ese día determinaron que no existió intimidación.

Luego de la indagatoria, el fiscal tiene cuatro meses para completar la instrucción del sumario y decidir si eleva la causa a juicio oral.

Distancia

Conocida la decisión judicial de indagar a la docente, cerca del intendente de Moreno, Walter Festa, indicaron: "Nosotros siempre tuvimos dudas, igual que la Justicia".

Ni los voceros de Suteba locales que apoyaron en su momento las denuncias ni los referentes del Movimiento Evita contestaron las llamadas de LA NACION.

En tanto el director general de Cultura y Educación Gabriel Sánchez Zinny marcó, también, distancia: "Es un tema de la Justicia. No opinamos", expresó.

De Bonis nunca dio entrevistas periodísticas para detallar la supuesta agresión que denunció.

En siete meses, la maestra Corina de Bonis pasó de víctima de un secuestro y torturas a ser indagada por hacer una denuncia falsa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.