El arzobispo de La Plata cuestionó a Alberto Fernández por su intención de legalizar el aborto

Manuel Fernández criticó al presidente electo por su deseo de enviar un proyecto de ley en el corto plazo
Manuel Fernández criticó al presidente electo por su deseo de enviar un proyecto de ley en el corto plazo Crédito: Frente de Todos
María José Lucesole
(0)
19 de noviembre de 2019  • 00:00

LA PLATA.- El vínculo entre la Iglesia Católica y el próximo gobierno atravesó su primer desacuerdo: en un gesto fuera de los común, el arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández, se dirigió públicamente y por su nombre a Alberto Fernández y le expresó su preocupación por el aparente cambio de posición del presidente electo sobre el aborto. "Si yo pudiera hablar con Alberto, le preguntaría si vale la pena comenzar su mandato con un tema que tanto divide a los argentinos y que tanta tensión ha provocado", dijo el religioso, uno de los hombres más cercanos a Francisco.

"Pero me preocupa más otra cosa: yo le escuché decir, antes de las elecciones, que no consideraba que este tema fuera una prioridad o una urgencia, que dividía al país y que había que analizarlo bien y con tiempo. Muchos le votaron confiando en estas palabras", afirmó, en un mensaje difundido por las redes sociales.

La carta abierta se dio a conocer horas después de que Fernández anunciara, en una entrevista publicada en el diario Página 12, que enviará el proyecto para despenalizar el aborto al Congreso a la brevedad, una vez que asuma su mandato. "Es un problema de salud pública que debemos resolver", dijo el presidente electo. Y aseguró que enviará "cuanto antes" el proyecto al Congreso. Fernández se esperanzó en mantener un debate sobre salud, más allá de las convicciones de cada credo. "Quisiera que el debate no sea una disputa entre progresistas y conservadores, entre revolucionarios y retrógrados, es un problema de salud que debemos resolver y hay que asumirlo así", dijo Alberto Fernández.

El jueves pasado, el presidente electo ya había dado un primer paso en apoyo a la despenalización del aborto al participar de la presentación del libro Somos Belén, que narra el caso de una joven que estuvo tres años presa acusada de homicidio luego de tener un aborto espontáneo.

Quisiera que el debate no sea una disputa entre progresistas y conservadores, entre revolucionarios y retrógrados, es un problema de salud que debemos resolver y hay que asumirlo así
Alberto Fernández (presidente de la Nación electo)

Entonces, el dirigente del Frente de Todos dijo que ese episodio debe "darnos vergüenza como sociedad". Horas después adelantó a la prensa que enviará al Congreso un proyecto del Poder Ejecutivo para despenalizar la interrupción del embarazo. Esta postura generó reacción en la Iglesia Católica, donde hasta ahora se había mostrado una evidente sintonía política: el miércoles Fernández había estado reunido con el arzobispo de Lomas de Zamora y presidente de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social (Cepas), Jorge Lugones, para dialogar sobre la emergencia alimentaria. En aquella reunión, el presidente electo había destacado el compromiso para trabajar en conjunto contra las necesidades alimentarias.

Luego de esa reunión se profundizaron los dichos y los gestos a favor de la interrupción del embarazo y, finalmente, fue un obispo cercano al papa Francisco quien salió al cruce del presidente electo. "Escribo esto con toda sinceridad -dijo el arzobispo de La Plata-. Podemos estar codo a codo defendiendo los derechos sociales, buscando un país productivo e inclusivo, pero es mi derecho decir lo que pienso sobre este tema, aunque sé que también me expongo a una nueva catarata de descalificaciones, como me ocurrió cuando di la bienvenida a quienes venían al encuentro de mujeres en La Plata", expresó.

Horas antes, Fernández había publicado otro artículo en sus redes sociales con el título "Dejen al Papa tranquilo", en el que afirmó que le "llama poderosamente la atención que se piense que cada cosa que dice el papa Francisco está pensada para la Argentina".

El prelado platense escribió el artículo después de que algunos medios interpretaron la referencia que el Pontífice hizo a los "abusos del poder punitivo" como una alusión a las prisiones preventivas. "Cuando te toca ocuparte de la puerta de entrada, no te vas a sentar al gallinero. Si él se reúne con juristas y opina sobre las prisiones preventivas -diciendo lo mismo que opinó toda su vida- ya dan por sentado que solo lo hace para inmiscuirse en la Justicia argentina", agregó. "¿A quién se le puede ocurrir que venga a la Argentina a exponerse y desgastarse inútilmente?", se preguntó. El contrapunto se produce días antes del viaje de Fernández a Europa, donde busca incluir a Roma entre sus puntos de la gira.

El año pasado, el proyecto de legalización del aborto enviado por el gobierno de Mauricio Macri fue aprobado en la Cámara de Diputados (129-125) pero rechazado en el Senado, por 38 votos sobre 31.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.