Opinión. El dilema de Cristina: ¿judicializar o vetar?