El director de Migraciones se sumó al rechazo de una eventual aplicación de la ley de derribo