El Frente de Todos, cerca de controlar la mayoría en el Congreso

Agustín Rossi, Cristina Kirchner y Sergio Massa
Agustín Rossi, Cristina Kirchner y Sergio Massa Fuente: LA NACION - Crédito: Alfredo Sabat
De repetir el resultado de las primarias, el PJ kirchnerista y sus aliados dominarán ambas cámaras; el oficialismo insta a dar la pelea en octubre para evitar que el Congreso sea "una escribanía"
Laura Serra
(0)
20 de agosto de 2019  

De replicar en las elecciones de octubre la victoria arrasadora de las últimas primarias, el Frente de Todos no solo ocupará la Casa Rosada.También estará muy cerca de alcanzar la mayoría en ambas cámaras del Congreso y de incrementar su número de representantes en el Consejo de la Magistratura, el órgano encargado de seleccionar y de controlar a los jueces.

"Con la mayoría de los gobernadores peronistas como aliados, será la suma del poder público para Alberto Fernández", exageran en el oficialismo aquellos que instan a no bajar los brazos y dar la pelea, al menos para recortar la brecha de 15 puntos que Fernández le sacó a Mauricio Macri. La sola mención de que el Congreso se convierta, otra vez, en una "escribanía" del Poder Ejecutivo provoca escozor en aquellos legisladores de Cambiemos que fueron testigos de la etapa más radicalizada del kirchnerismo, sobre todo entre 2011 y 2015, cuando las leyes más polémicas se aprobaban sin debate y a libro cerrado.

Los resultados de las primarias proyectan un futuro Congreso polarizado, con terceras fuerzas en disolución y un crecimiento exponencial del PJ kirchnerista, ahora rotulado Frente de Todos. Si se repite el mismo resultado en octubre, este frente se llevaría entre 68 y 70 de las 130 bancas en juego en la Cámara de Diputados, más de la mitad. Sumaría en diciembre, cuando se renueven ambas cámaras, un piso de 117 bancas, cifra que podría incrementar con aliados seguros, como los santiagueños del Frente Cívico, por caso. Apenas una decena de bancas los separan de los 129 legisladores necesarios para la mayoría absoluta y el quorum.

En el Senado la situación es todavía más apremiante para el actual oficialismo. Según el resultado de las primarias, el kirchnerismo obtendría 14 de las 24 bancas en disputa y sumaría 36 escaños a partir de diciembre. En un eventual regreso al poder, el peronismo tendría asegurado el quorum de 37 senadores con el apoyo de fuerzas provinciales aliadas, como los frentes Cívico de Santiago del Estero y Renovador de Misiones.

No será un espacio homogéneo el del Frente de Todos. Al contrario, allí confluyen distintas vertientes, como el kirchnerismo puro y duro (incluida la agrupación La Cámpora), los legisladores que responden a los gobernadores peronistas, el Frente Renovador de Sergio Massa, Proyecto Sur, el Movimiento Evita, entre otros.

Todo indica que, al menos en la Cámara baja, se articulará un interbloque a partir de diciembre próximo. El actual jefe del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, llevaría las riendas de este nuevo espacio, mientras que Massa presidiría el cuerpo. Si bien esto último aún no está confirmado, fue una de las promesas de Fernández al tigrense para convencerlo de sumarse al Frente de Todos.

Preocupación oficialista

En Cambiemos no ocultan su preocupación por este renovado avance kirchnerista en el Congreso.

"La República es más importante que una elección. Hay muchas cosas importantes en juego, entre ellas la definición del próximo Congreso. Por eso debemos pelear la elección de octubre con el objetivo de preservar el equilibrio de los poderes y la independencia de los organismos de control", arengó el diputado Mario Negri, jefe del interbloque de Cambiemos.

La cuestión fundamental, coinciden los legisladores oficialistas, es aquietar durante los próximos dos meses las aguas del mercado cambiario, impedir que se dispare el dólar y focalizar todas las energías en la gestión para neutralizar el efecto de la inflación en los precios. No se ilusionan; creen que difícilmente se podrá ganar (sería un milagro, admiten), pero se contentarían con evitar que Fernández se alce con un triunfo aún más arrollador que en las primarias.

El otro desafío que tendrá por delante Cambiemos será mantener la unidad después de una eventual derrota electoral. El radicalismo guarda no pocos reproches hacia sus socios de Pro: marginado de la toma de decisiones más importantes del Gobierno, confinado a ser solo un "socio parlamentario" durante los cuatro años de mandato, en el partido están convencidos de que la derrota obedeció a la mala praxis política y económica del macrismo.

Las derrotas electorales suelen ser causales de diásporas políticas. Habrá que ver si en Cambiemos prevalece la unidad, amalgamada por su oposición al kirchnerismo, o bien termina por implosionar por los resentimientos acumulados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.