El Gobierno ya gastó 26% más de lo que previó para todo el año

La brecha entre lo calculado y lo ejecutado era de 2,46% en años anteriores; excepcional uso de superpoderes; empieza a debatirse el cálculo de gastos para 2015
Laura Serra
(0)
14 de septiembre de 2014  

El Gobierno marcará este año un récord en el uso de los llamados "superpoderes presupuestarios": sólo en estos ocho meses aumentó partidas de la administración pública nacional en un 26,1 por ciento (unos 224.780 millones de pesos extras de gasto presupuestario) respecto de la ley de presupuesto que aprobó el Congreso.

La mayor parte de esta ampliación presupuestaria se instrumentó de manera discrecional (es decir, sin previa autorización parlamentaria), por la vía de decretos de necesidad y urgencia del Poder Ejecutivo. Esta polémica ampliación de gastos marcará el debate que arrancará mañana en la Cámara de Diputados, donde el ministro de Economía, Axel Kicillof, presentará el proyecto de ley de presupuesto 2015, el último de la gestión de Cristina Kirchner.

La oposición coincide en que se tratará de un nuevo "dibujo" del Gobierno, pues luego, a lo largo del ejercicio, reasignará y ampliará gastos a su arbitrio como ha sido su costumbre desde 2006, cuando el oficialismo votó la llamada ley de superpoderes.

Pero el uso de esta norma romperá todos los récords este año. En efecto, desde que Cristina Kirchner asumió la presidencia hasta 2013, el Gobierno amplió partidas presupuestarias por un 2,46% en promedio.

Ese porcentaje saltó vertiginosamente al 26,1% en lo que va de este año, según consignó la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP). Lo inquietante es que la oposición estima que esa cifra será superior a fines de este ejercicio, para lo cual aún faltan cuatro meses.

Consultados por LA NACION, cuatro diputados de distintos bloques opositores -Martín Lousteau (Sumá +), Enrique Vaquié (UCR), Claudio Lozano (Unidad Popular) y Federico Sturzenegger (Pro)- creen que el proyecto de ley que el Gobierno presentará mañana en el Congreso será la misma ficción de años anteriores.

De hecho, recordaron no sin cierta ironía que para este ejercicio el Poder Ejecutivo proyectaba una inflación del 10,4% anual y un tipo de cambio de 6,33 pesos por dólar. El propio Indec reveló anteayer que la inflación acumula un 18,2% en lo que va del año, mientras que el dólar oficial ya trepó a los 8,42 pesos.

Déficit creciente

El Gobierno también estimó que este año finalizaría con superávit financiero y primario. Pues no será así: según ASAP, con estos incrementos presupuestarios se estima que 2014 cerraría con un rojo financiero de 156.027 millones, mientras que el resultado primario sería también deficitario en 72.307 millones de pesos.

¿Qué destino tuvo esta ampliación presupuestaria récord? El 70% se concentró en el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social ($ 56.187 millones extra), básicamente para atender el creciente gasto previsional.

Segundo en el ranking figura el Ministerio de Planificación Federal ($ 36.274 millones extra), seguido por la partida Obligaciones a cargo del Tesoro ($28.825 millones extra). En ambos casos se repartieron recursos a empresas públicas y privadas, fondos fiduciarios y otros agentes económicos vinculados al sector energético y al transporte.

En efecto, los subsidios fueron la vedette del aumento del gasto público en lo que va del año.

Según ASAP, en estos ocho meses la administración nacional gastó cerca de $ 87.400 millones en este concepto, lo cual constituye un 87% más que lo gastado en igual período de 2013.

También se gastaron cerca de $ 25.300 millones para el financiamiento del transporte (49% de suba interanual) y $ 3765 millones, para otras empresas públicas no incluidas en transporte ni energía (58% de suba interanual).

La mayor parte de estos incrementos presupuestarios se ejecutaron por vía de un solo DNU, el que firmó la Presidenta el 31 de julio pasado. En ese decreto, el Gobierno subió el gasto de la administración pública en casi $ 200.000 millones, el más alto en lo que va de la era kirchnerista.

Ese decreto está en análisis de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, pero como ese órgano está dominado por el oficialismo se descuenta que será aprobado.

En su dictamen en minoría, el diputado Sturzenegger advirtió que el Estado no tiene cómo financiar esta suba del gasto, salvo por medio de un incremento en los impuestos o mayor emisión monetaria.

"Dejando de lado los $ 40.003 millones que se utilizaron para el acuerdo con Repsol YPF, el decreto genera $ 126.363 millones de gasto extra que no se pueden afrontar desde las arcas del Estado", indicó.

A pesar de su política de desendeudamiento, la Argentina no tiene acceso al mercado financiero internacional.

"El mercado local tampoco puede absorber semejante monto. Por lo tanto, quedarían dos alternativas posibles: más impuestos o mayor emisión monetaria."

En su dictamen, el legislador puso la lupa en algunos aumentos de partidas que le llamaron la atención. Señaló, por caso, que dentro del Ministerio de Justicia el programa "Política e Infraestructura Penitenciaria" amplió su presupuesto de $ 255,78 millones a $ 860,45 millones en concepto de bienes de uso.

"Sin embargo, hasta julio pasado la ejecución de esta partida fue de sólo el 4,57%. No se entiende por qué recibió fondos extra", indicó.

Pero lo que más le impactó fue que se asignara una suba de $ 10.000 millones a partidas salariales en el área "Otras asistencias financieras" de la partida Obligaciones a cargo del Tesoro. "Esa área no tiene empleados", reveló.

A partir de mañana, el debate se reactivará cuando Kicillof presente en la Cámara de Diputados el presupuesto 2015 y la oposición vuelva a cuestionar la falta de correlato con lo que la realidad económica marca en estos meses.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.