El keniata Peter Tabichi ganó el "Nobel" de educación

Tabichi se quedó con el "Nobel" de Educación, donde competía un argentino
Tabichi se quedó con el "Nobel" de Educación, donde competía un argentino Crédito: Fundación Varkey
Soledad Vallejos
(0)
24 de marzo de 2019  • 13:43

DUBAI. Emiratos Árabes Unidos.- Su primer viaje en avión, a los 36 años, lo trajo de Kenia hasta Dubai. Voló alto. Más alto de lo que alguna vez imaginó este maestro de matemática y física, y hermano franciscano, que enseña en la escuela secundaria Keriko Mixed Day, en Pwani Village, en una zona remota y semiárida del valle del Rift, en Kenia, donde la relación de estudiantes por maestro es de 58 a 1. Peter Tabichi apenas pudo agradecer a sus alumnos, a la escuela, a su papá, que no paraba de aplaudir cuando escuchó en la voz del actor Hugh Jackman, el presentador de la ceremonia, la voz de su hijo.

Peter Tabichi se consagró como el mejor maestro del mundo. No lo puede creer. El docente keniata ganó hoy el Global Teacher Prize 2019, que entrega la Fundación Varkey y al que se compara con el premio "Nobel" de educación. Tabichi recibirá un millón de dólares.

Proyectos para invertir el dinero en su comunidad no le faltan. "Tenemos una sola computadora que compartimos entre los maestros, la secretaría y los alumnos", había confesado a La Nación horas antes, cuando terminó su master class en uno de los auditorios del Foro Global de Educación y Habilidades (GESF). Contó también que se sentía honrado de haber sido elegido entre los 50 mejores de entre 10.000 candidatos de 179 países. Sintió que había superado cualquier expectativa cuando le dijeron que había quedado en el top ten. Junto con Tabichi estaban los otros nueve maestros que competían con él, entre ellos el docente de la Escuela Técnica N° 5, de Temperley, Martín Salvetti, el primer argentino en haber llegado a esta instancia final. Salvetti aplaudió fuerte a su colega, representante del continente africano. Ambos maestros sabían que ninguna de sus regiones había sido distinguida en las ediciones anteriores del Global Teacher Prize. Por supuesto que todos tenían las mismas chances. Pero tenían un pálpito.

"Amé tu historia", le dijo Hugh Jackman en la previa a la apertura del sobre enigmático, en una ceremonia con un gran despliegue artístico, donde Jackman cantó y bailó sobre el escenario con sus bailarines. Algo así como lo que se espera ver en la entrega de los premios Oscar.

El escenario montado para esta mega cumbre es imponente. Casi 300 oradores, 40 ministros de educación, 200 medios de comunicación, 7 ex presidentes y más 2200 inscriptos participaron durante el fin de semana en el centro de convenciones del Hotel Atlantis, una obra descomunal que se levanta en Palm Jumeirah, la isla artificial -con forma de palmera- más grande del mundo: un calificativo que ya se volvió cliché en Dubai, el más turístico y ostentoso de los Emiratos Arabes Unidos.

Peter Tabichi dona el 80% de sus ingresos mensuales para ayudar a la comunidad. La mayoría de sus alumnos son pobres. Muchos también huérfanos, y algunos no tienen casa. La comida no siempre llega al plato para los chicos, por eso Tabichi instaló una cocina en la escuela. Cree en sus estudiantes, y los motiva. Uno de los proyectos por los que quedó seleccionado es el Club de Ciencias que desarrolló en la escuela, ayudando a los alumnos a diseñar proyectos de investigación, con tanta aprobación y entusiasmo que el 60% de sus alumnos califica actualmente para las competencias nacionales.

Peter preparó a sus alumnos para participar de la Feria de Ciencias e Ingeniería de su país el año pasado, donde un grupo de estudiantes, liderados por su mejor alumna Esther, exhibieron un dispositivo para que las personas ciegas y sordas midan objetos. La escuela sacó el primer premio a nivel nacional en la categoría de instituciones públicas. "Todos los días en África pasamos una nueva página y un nuevo capítulo. Hoy es un nuevo día. Este premio no me reconoce a mí, sino a todos los jóvenes de este gran continente. Sólo estoy aquí por lo que mis alumnos han logrado. Este premio les ofrece una oportunidad. Le dice al mundo que pueden alcanzar lo que deseen", dijo el maestro al recibir el mayor premio. Y Siguió: "Los jóvenes de África ya no serán detenidos por las bajas expectativas que pesan sobre ellos. África producirá científicos, ingenieros, empresarios, cuyos nombres serán famosos algún día en todos los rincones del mundo. Y las niñas serán una gran parte de esta historia".

Tabichi, con otros cuatro colegas, también da clases individuales a alumnos de bajo rendimiento en Matemáticas y Ciencias fuera del horario escolar, y durante los fines de semana. Cuenta que es durante esos momentos de visita en las casas de los estudiantes que aprovecha el tiempo para conocer a sus familias y darse cuenta de los desafíos que enfrentan.

El crecimiento de la inscripción en la escuela de Tabichi fue uno de los logros que tuvo en cuenta el jurado. Se duplicó a 400 en tres años, y los casos de indisciplina se redujeron de 30 por semana, a sólo tres. En 2017, sólo 16 de los 59 estudiantes ingresaron a institutos terciarios, pero el año pasado, 26 estudiantes fueron a la universidad y a institutos terciarios.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?