El lunes negro de Macri, entre los nervios del mercado y rumores de cambios

Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Macri reunió temprano a su equipo económico e intentó contener a su tropa, marcada por la dura derrota
Jaime Rosemberg
(0)
13 de agosto de 2019  

Llegó a la Casa Rosada minutos antes de las 9, con el paso acelerado y hablando por celular. El día después de su peor derrota política, el presidente Mauricio Macri se mostró aún sorprendido por la magnitud de la victoria del Frente de Todos, pero también "decidido" a "estabilizar" la economía y "asegurar la gobernabilidad".

Por la tarde se vio su versión más combativa cuando en la conferencia de prensa y con rostro serio habló incluso de "revertir" la derrota el 27 de octubre e ir a una eventual segunda vuelta en noviembre, una misión cuesta arriba.

En la Casa Rosada, desde temprano, los funcionarios cercanos al Presidente hablaban del "minuto a minuto" de la posderrota y no arriesgaban definiciones sobre eventuales medidas o cambios en el gabinete. Por varias horas no figuró en la agenda presidencial una felicitación a Alberto Fernández, triunfador por amplio margen en las PASO. Luego fue Miguel Ángel Pichetto -su compañero de fórmula- quien anticipó el llamado que el Presidente hizo a "todos" los candidatos presidenciales oficializados anteayer, incluido Fernández, quien "no respondió", según voceros oficiales.

Quien sí había felicitado al ganador fue el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, vía mensaje de WhatsApp y con respuesta amable del candidato opositor incluida. Por pedido del Presidente, fue también Frigerio el que hizo pública la felicitación.

Habló de un mensaje "contundente" de las urnas, aunque destacó que "la oposición tiene la responsabilidad de acompañar y garantizar la gobernabilidad" hasta el final del mandato, que culmina el 9 de diciembre. "Lo más importante ahora es terminar con esa maldición y que un gobierno no peronista llegue al final de su mandato", se sinceró un ministro que dialogó con el Presidente durante las primeras horas del lunes negro.

Después de su reunión matinal con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne; el titular del Banco Central, Guido Sandleris, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, por Balcarce 50 comenzaron a circular todo tipo de rumores.

¿Habrá medidas económicas de emergencia? "No creemos en los controles de cambios. Si el Presidente lo hiciera, estaría traicionando lo que piensa", afirmaba una fuente oficial, que había hablado con Macri, pero que de todos modos no daba nada por descartado.

Fuente: AP

Fue Sandleris quien poco después de salir de Balcarce 50 tomó la iniciativa y con la venta de US$50 millones logró bajar la divisa desde el pico de 61 pesos hasta los 58 con los que finalizó una jornada tensa y nerviosa.

El Presidente luego en conferencia de prensa desestimó cambios en su equipo. Antes lo había ratificado con los suyos. "Hay una cuestión de responsabilidad, nadie se va a ir. Además, ¿quién va a agarrar ahora?", se sinceró un miembro del gabinete en un mediodía de nervios y desazón.

En medio de la incertidumbre, el Presidente dio un giro: de la amargura matinal pasó a la acción, con el objetivo de mostrar un gobierno que está "vivo" y dará la pelea "a morir" con vistas a la elección de octubre. "Perdimos 2 a 0 en casa, pero vamos por la heroica de visitantes", graficó al caer la tarde uno de los funcionarios que lo acompañan en la cotidianeidad.

Un ministro que se lo había cruzado afirmó que el Presidente está "convencido de que en un 99,9 por ciento esto es irremontable. Pero está entero", destacó.

"No lo esperábamos, pero hay que entender lo que votó la gente", dijo el Presidente a sus ministros en la reunión previa a su conferencia de prensa. "Vamos por el voto del que está enojado y votó a Fernández", dijo uno de los asistentes a esa reunión.

La idea del oficialismo, por el momento, es pugnar por pasar del 32 por ciento obtenido ayer al 40, un número "factible" si se sumaran muchos de los votos que ayer se inclinaron por Roberto Lavagna, José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión.

"Somos una coalición política, tenemos muchos diputados, y no es lo mismo sacar 32 que 40", afirmaban ayer en un despacho oficial. "Tenemos, como mínimo, el rol de contralor del próximo gobierno", sugirió un funcionario que, a diferencia de lo dicho por el Presidente, ya piensa en un futuro en el llano, alejado de la función pública.

Otro objetivo, ahora prioritario para el Presidente, será "defender" el triunfo de Horacio Rodríguez Larreta en territorio porteño, el bastión histórico de Pro. "Ganó muy claramente, pero no sabemos qué puede pasar en este contexto", agregaban cerca de Macri.

Hasta diciembre

"Gobernamos hasta el 10 de diciembre", fue otra de las líneas que bajó el Presidente a sus colaboradores más cercanos. Todavía tenía en mente los sondeos que le acercaban los responsables de la campaña, que incluso el mismo domingo seguían hablando de triunfo.

"¿En serio ganamos? Díganme si de verdad es así o si perdemos por poco y se puede recuperar", se quejó ante muy pocas personas en la noche del domingo. El consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba insistía entonces en sus previsiones, que hablaban de tres puntos de ventaja incluso durante la jornada de la derrota.

"Es muy fina la diferencia entre gobernabilidad y transición", afirmaban ayer en un despacho importante. "Todavía no perdimos la elección, hay que seguir", indicaban cerca del despacho presidencial.

En la conferencia de prensa, Macri culpó al kirchnerismo por la corrida cambiaria. Su idea, dicen a su lado, es continuar la batalla hasta el final.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.