El presente de un Luis D´Elía que solía ser intocable

Joaquín Morales Solá

Columna de Joaquín Morales Solá

12:04
Video
(0)
19 de diciembre de 2018  • 22:30

A continuación, los principales conceptos:

  • En este caso el pedido de detención de Luis D´Elía es por la toma de la comisaría de La Boca hace 14 años. D´Elía tiene esa causa abierta, aunque podría haber prescripto fácilmente, porque en 2008 durante la guerra con el campo en el gobierno de Cristina Kirchner él le pegó una trompada a un manifestante agropecuario en la Plaza de Mayo. Esto reabrió o mantuvo abierta la causa por el historial de violencia que tiene D´Elía y eso permitió que hoy la Cámara de Casación rechazara un recurso de él para ir a la Corte Suprema con lo cual quedó firme. En síntesis, la Cámara dijo que tiene que estar preso pero lo que extraña es el tiempo que pasó y que durante diez años esa causa no progresó, del 2004 al 2015.
  • Durante toda la época del kirchnerismo Luis D´Elía era intocable por eso esa causa empezó a avanzar recién cuando se fue Cristina Kirchner. Hoy hubo otro caso parecido, que es el de las valijas de Antonini Wilson , que vinieron con 800 mil dólares que fueron incautados y que nadie reclamó ese dinero. Nunca se supo nada de esa causa hasta hoy que el juez procesó a Julio De Vido , Etchegaray y Claudio Uberti. Recién ahora, casi diez años después, hay una resolución sobre este caso.
  • Hay que remover la reglamentación del Consejo, es decir, que tiene que ser por lo menos en los casos que están a la vista de todo el mundo. En esos casos el Consejo debería tener una mayoría menos rígida que los dos tercios para poder avanzar. Algún escarmiento tiene que haber por tanto tiempo transcurrido, no se puede tolerar que se siga condenado a funcionarios 10 o 14 años después.
  • Hablando de la Justicia y la interna en la Corte Suprema creo que hay sectores que ven en Carlos Rosenkrantz un interés especial del Gobierno en que el tenga más poder en la Corte. A la vez hay otros sectores que ven en tres jueces, Ricardo Lorenzetti , Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti lo que llaman "la mayoría peronista". Esa mirada política está creando mucha tensión sobre la Corte y está creando una situación de difícil resolución por cómo avanzan las cuestiones internas. Hay un forcejeo para ver quién tiene el poder en la Corte, si son los que están más lejos del Gobierno o los que están más cerca.
  • Ahí un hombre fundamental es Horacio Rosatti porque él formó la mayoría para sacarlo a Lorenzetti de la presidencia de la Corte y nombrarlo a Rosenkrantz y ahora integra la mayoría que debilita a Rosenkrantz. Me parece que lo hay en el fondo es la ambición de Rosatti de ser el presidente de la Corte. Yo creo que hay intereses y ambiciones personales, hay cuestiones políticas, jurídicas.
  • Creo que en esas diferencias han colocado al tribunal en una situación de tensión como yo no he visto desde el 83 hasta acá. La Corte es un poder de la democracia distinta al resto de las instituciones. En la Corte Suprema son pocos por lo tanto siempre se negocio entre ellos, a pesar de las diferencias una solución diplomática y que no agrediera la imagen de la Corte como una institución fundamental para el país. Esto se está modificando estos días y yo creo que esto va a afectar la imagen de la Corte.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.