El presidente de la Unión Civica Radical propuso ampliar Cambiemos y sumar a Massa, Pichetto y Urtubey

El presidente Macri con el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo
El presidente Macri con el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo Fuente: Archivo
Laura Serra
(0)
3 de mayo de 2019  • 13:27

Sus palabras no fueron azarosas ni dichas al voleo. Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza y jefe del radicalismo, buscó sacudir el tablero político y lo logró: enfatizó que la alianza Cambiemos debería ampliar sus fronteras al peronismo -mencionó a Roberto Lavagna, a Sergio Massa, a Juan Manuel Urtubey y a Miguel Pichetto-, ya que el presidente Mauricio Macri, "por sí solo", no puede dar garantías de un triunfo sobre el kirchnerismo.

"Nos parece una buena iniciativa convocar a las fuerzas de la oposición a un gran acuerdo nacional. En mi caso, me encantaría que tuviese un correlato electoral -enfatizó Cornejo-. Creemos que hay que ampliar Cambiemos para enfrentar las vicisitudes que la Argentina tiene. Hay que dar confiabilidad de que la Argentina no va a volver atrás, que no va a caer nuevamente en el populismo. Es evidente que el Gobierno solo, con el presidente Macri a la cabeza, no lo puede hacer. Así que hay que ampliar a otra gente, hay que estar abiertos",

Las declaraciones de Cornejo cayeron como una bomba dentro del partido y en la Casa Rosada, que no tardó en desestimar la posibilidad de un acuerdo electoral con el peronismo no kirchnerista."Cualquier discusión con relación a la identidad y conformación de Cambiemos tenemos que darla primero en el marco de nuestro espacio", replicó el jefe de Pro, Humberto Schiavoni.

Nos parece una buena iniciativa convocar a las fuerzas de la oposición a un gran acuerdo nacional. En mi caso, me encantaría que tuviese un correlato electoral
Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza

Lo cierto es que nadie esperaba que, de buenas a primeras, el jefe de la UCR decidiera cuestionar tan abiertamente la estrategia electoral del oficialismo, basada en la continuidad de Cambiemos tal como viene de 2015 y en la reelección del presidente Macri. De repente y sin previo aviso, Cornejo se alineó con los voceros más críticos del partido -Ricardo Alfonsín y Federico Storani- y se convirtió en el exégeta de Martín Lousteau, firme impulsor de la necesidad de ampliar la base electoral de Cambiemos con dirigentes como Lavagna, Margarita Stolbizer (GEN) y el socialismo.

"Es inexplicable lo de Cornejo, un delirio", replicó, indignado, un miembro de la cúpula partidaria. "El tema no se discutió en el partido y mucho menos dentro de Cambiemos. Sus palabras son irresponsables y no reflejan el ánimo de una mayoría de dirigentes que quiere seguir en Cambiemos", insistió.

"Cornejo propone abrir el espacio a cuatro precandidatos presidenciales peronistas que ni siquiera se ponen de acuerdo entre ellos. ¿Cómo va a pretender que acuerden con nosotros? Es imposible: este escenario solo es plausible en un eventual ballottage", espoleó otro encumbrado dirigente radical.

Desconcierto

Más allá de la dudosa factibilidad de una alianza Cambiemos ampliada al peronismo, la dirigencia radical se admitía desconcertada. ¿Por qué Cornejo dijo lo que dijo? ¿Está dispuesto a llevar a la UCR a la ruptura? Después de todo no sería la primera vez, acicatean los más enojados con el gobernador: recuerdan que, en 2007, Cornejo fue quien instigó al entonces gobernador mendocino Julio Cobos a acordar con el kirchnerismo.

"Cornejo fue uno de los ideólogos de la llamada 'transversalidad' y de la ruptura de la UCR", recordaron.

Las intrigas estaban a la orden del día en el centenario partido. Es un secreto a voces que Cornejo está muy incómodo con la estrategia electoral que trazó Macri y el círculo aúlico que lo rodea. Obsesivo de las encuestas, cree que la candidatura de Macri no repuntará en un electorado que ya le retiró la confianza y que será un lastre en las provincias gobernadas por Cambiemos. Aquí entra en juego su preocupación por Mendoza, su territorio: si bien los sondeos auguran por ahora un triunfo de Cambiemos, el enojo con el Gobierno es creciente. Las elecciones provinciales en Mendoza se celebran en septiembre, a solo un mes de las elecciones presidenciales. Si Macri no repunta, ¿afectará la suerte del radicalismo provincial? Si Cornejo se presenta como candidato a diputado nacional, ¿podría perder frente al kirchnerismo en las elecciones legislativas de octubre?

Estos interrogantes inquietan al gobernador, el primero en abrazar el "Plan V", esto es, la candidatura presidencial de María Eugenia Vidal. El macrismo sepultó definitivamente esta posibilidad. Cornejo no pierde las esperanzas: después de todo, Lavagna ha dicho como al pasar que él estaría dispuesto a disputar elecciones internas con la gobernadora bonaerense (no con Macri) en una eventual alianza ampliada de Cambiemos. Justamente, la propuesta que lanzó este viernes el gobernador.

"Esperemos que Cornejo lleve esta posición, la de ampliar Cambiemos, a la Convención del partido", confiaban en el sector crítico del radicalismo. Todavía no está definido ni el lugar ni la fecha, pero en la cúpula del radicalismo se baraja una convocatoria para el 24 de este mes. Empero, no se descarta que la definición final, esto es, si la UCR permanecerá o no en Cambiemos, se postergue hasta fines de junio, con el cierre de listas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.