El sinuoso derrotero de la resolución 125